1

Perfeccionamiento del método de las consultas (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

Que además de las hipótesis susceptibles de originar relaciones consultivas entre las Repúblicas americanas previstas en las Resoluciones adoptadas por la Conferencia de Consolidación de la Paz de 1936, es de recíproca conveniencia extender el método de coordinación de voluntades a otros aspectos de la solidaridad continental; y

Que si bien la forma y desarrollo de la consulta dependerá, en cada caso, de la naturaleza del hecho que la motive y de su mayor o menor gravedad o urgencia, sería necesario que cuando la misma exigiera contactos personales, éstos se formalicen con la asistencia de los Ministros de Relaciones Exteriores;

La Octava Conferencia Internacional Americana,

Declara:

1º.—El método de la consulta, previsto en las Convenciones y Resoluciones adoptadas por la Conferencia Interamericana de Consolidación de la Paz, puede aplicarse, también, a iniciativa de uno o más Gobiernos y previa aceptación de los demás, a cualquiera cuestión económica, cultural o de otro orden que, por su importancia, justifique ese procedimiento y en cuyo examen o solución tengan interés común los Estados Americanos.

2°.—En los casos en que la consulta exija contactos personales, ella se realizará con asistencia de los Ministros de Relaciones Exteriores o de Representantes especialmente autorizados.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

0

Comisiones Nacionales de la Unión Panamericana (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

Considerando :

Que es conveniente estimular la colaboración de las Repúblicas Americanas a la obra que realiza la Unión Panamericana;

Que conviene, asimismo, procurar en la mayor medida posible difusión de los datos e informaciones que centraliza la oficina de la Unión Panamericana, entre todos y cada uno de los países que la integran, a fin de que sean utilizados por ellos según sus necesidades y a efecto, también, de mantenerlos al tanto de los nuevos aspectos económicos, sociales y culturales del Continente; y,

Que estos fines pueden obtenerse vitalizando la organización y ampliando las atribuciones de las Comisiones Nacionales correspondientes de la Unión Panamericana, creadas por el artículo IX de la Convención suscrita al respecto en la Sexta Conferencia Panamericana de La Habana,

La Octava Conferencia Internacional Americana,

Resuelve:

1º.—Las Comisiones Nacionales, a que se refiere el apartado 2° del artículo IX de la Convención suscrita en la Sexta Conferencia Internacional Americana, sobre Organización y Fundones de la Unión Panamericana, serán nombradas por los respectivos Gobiernos y tendrán su sede en la capital de cada uno de los países de la Unión.

2°.—El personal de las Comisiones Nacionales correspondientes a la Unión Panamericana de Washington, será designado por cada Gobierno de acuerdo con una reglamentación cuyas normas fundamentales serán:

a)                                    La designación por titulo de competencia en asuntos panamericanos.

b)                                    La ratificación en el cargo cada tres años, condicionada a la eficiencia demostrada.

c)                                     La dotación de haberes y gastos de cada Comisión por el respectivo Gobierno.

3°.—Los miembros del personal de las Oficinas Nacionales tendrán derecho preferente, en consonancia con su especialidad, preparación y méritos, a ser llamados para integrar el personal de las diversas Secciones de la Oficina Central de la Unión Panamericana de Washington.

4°.—Además de las atribuciones señaladas a las Comisiones Nacionales en el citado artículo IX de la Convención de La Habana corresponde a estos organismos:

6)                 Recibir, clasificar y distribuir entre las oficinas públicas e instituciones comerciales, sociales, laboristas y culturales del país el material de datos e informaciones que mensualmente les envíe la Unión Panamericana. Preparar y difundir, a base de esos elementos, síntesis estadísticas e informativas que permitan conocer en cada Estado de la Unión el movimiento integral de los demás Estados del Continente en sus aspectos material y espiritual, y muy especialmente en los ramos o actividades que más interesen al país respectivo.

c)                                      Realizar los estudios de carácter local que les encomiende la Oficina Central de la Unión Panamericana sobre problemas de actualidad o peculiares de cada país.

d)                                    Ser erigidos, por acuerdo entre la Unión Panamericana y el respectivo Gobierno, en Institutos Especiales desprendidos de la Unión misma pero subordinados a ella, para el manejo permanente de aquellas ramas de asuntos que, requiriendo en la Unión un órgano o departamento especial, se vinculen por algún motivo notorio con el país elegido como sede del Instituto.

e)                                      Mantener intercambio de publicaciones e informaciones con otros organismos similares de América y de otros continentes, con la mira de fomentar el recíproco conocimiento y la mayor vinculación.

f)                                        Promover en cada país la difusión del conocimiento de la existencia, fines y elementos con que cuentan las Oficinas Nacionales, a efecto de que acudan a ellas las entidades y personas que necesitan de sus servicios.

5°.—A fin de mantener el contacto de las Oficinas Nacionales con los respectivos Gobiernos y trasmitir a aquéllas las inspiraciones de éstos, el Ministerio de Relaciones Exteriores de cada Estado nombrará un Personero ante la correspondiente Oficina, pudiendo recaer ese nombramiento en un funcionario de la Cancillería. Las atribuciones del Personero serán reglamentadas por cada Gobierno.

6°.—Sin perjuicio de la subordinación sustancial que, en orden a los problemas vitales del país, observarán respecto de cada Gobierno las Oficinas Nacionales, gozarán éstas de autonomía técnica para señalar los temas o asuntos de sus investigaciones y proyectos, y de autonomía administrativa para proveer a su organización interna y para comunicarse directamente con la Unión Panamericana y con otros organismos similares.

7°.—Para promover el buen éxito de las funciones encomendadas a las Comisiones Nacionales en esta resolución, la Unión Panamericana de Washington enviará mensualmente a estas últimas ex oficio y sin necesidad de solicitud de parte, reproducciones pormenorizadas del material informativo de toda clase que afluya en todos los países de la Unión a la Oficina Central, a fin de que revierta en provecho de cada uno de sus miembros el aporte proporcionado por los demás.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

0

Funciones de la Unión Panamericana (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

Considerando:

Que la Conferencia Interamericana de Consolidación de la Paz solicitó del Consejo Directivo de la Unión Panamericana que hiciera un estudio sobre las medidas que podrían adoptarse para ampliar la esfera de acción de la Unión Panamericana;1

Que el informe del Consejo Directivo da a entender que dentro de los límites de su presupuesto la Unión Panamericana está organizada de manera de poder desempeñar las funciones que le han sido encomendadas por resoluciones de las Conferencias Internacionales Americanas; y,

Que las modificaciones que se efectúen en la presente organización administrativa de la Unión dependerán de las funciones adicionales que le puedan señalar las Conferencias Internacionales Americanas,

La Octava Conferencia Internacional Americana,

Resuelve:

1º.—Recomendar al Consejo Directivo de la Unión Panamericana que decida sobre la organización administrativa que mejor convenga a la Unión para desempeñar las funciones que le han sido encomendadas por la resolución que determinó su organización y por otras resoluciones de las Conferencias Internacionales Americanas,

2°.—Recomendar al Consejo Directivo que, al determinar el procedimiento que haya de seguir para dar efecto a las resoluciones de las Conferencias Internacionales Americanas y a los propósitos generales que persigue la Unión Panamericana, aproveche la cooperación de aquellas entidades que estén en condiciones de prestar su ayuda para llevar a cabo las resoluciones y los propósitos indicados,

3°.—Recomendar al Consejo Directivo que estudie las necesidades presupuestarias de la Unión Panamericana derivadas de los nuevos trabajos a ella encomendados por esta Conferencia y proponga a los Gobiernos, y en caso de no producirse una determinación al respecto antes de la Novena Conferencia Internacional Americana, a ésta, el incremento de recursos económicos que requiera para mantener los servicios necesarios al cumplimiento de tales encargos.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

1

Conferencias de carácter técnico (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

Por Cuanto:

La Convención sobre la Unión Panamericana suscrita en la Sexta Conferencia Internacional Americana3 autoriza al Consejo Directivo de la Unión Panamericana para promover la reunión de conferencias especiales para el estudio de problemas de carácter técnico de interés común para los países miembros de la Unión;

La reunión de tales conferencias facilitará la adopción de acuerdos sobre cuestiones técnicas; y,

De esa manera se metodizaría el desarrollo normal de las relaciones de todo orden entre los países de las Américas y se facilitaría el trabajo de las Conferencias Interamericanas ordinarias concentrando sus actividades a programas reducidos y armónicos que prescindan de asuntos técnicos que por diversas circunstancias no se pueden estudiar hoy apropiadamente,

La Octava Conferencia Internacional Americana,

Resuelve:

1º.—Pedir al Consejo Directivo de la Unión Panamericana que convoque cuando sea necesario conferencias de representantes plenipotenciarios de las Repúblicas Americanas para considerar cuestiones de carácter técnico de común interés para los países miembros de la Unión;

2°.—Que en el programa de las futuras Conferencias Internacionales Americanas se dé preferencia a las cuestiones relacionadas con la Organización de la Paz y a las que deben regir las relaciones políticas generales entre las Repúblicas Americanas,

3°.—Que el Consejo Directivo de la Unión Panamericana, en consideración al ritmo más acelerado de los acontecimientos interamericanos, determine la posibilidad de convocar las Conferencias Internacionales Americanas, en plazo más breve del hasta hoy acostumbrado.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

0

Homenaje a Federico Díez de Medina (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

Considerando:

Que el Excelentísimo señor doctor don Federico Diez de Medina, eminente publicista de la República de Bolivia, como Catedrático y escritor contribuyó con brillo a la difusión y desenvolvimiento del Derecho Internacional en América; y,

Que es de justicia proclamar el mérito de quienes han puesto su sabiduría al servicio del Derecho, para la paz, armonía y solidaridad del Continente Americano;

La Octava Conferencia Internacional Americana;

Acuerda:

Dejar constancia de su homenaje a la memoria del Excelentísimo señor Federico Diez de Medina, y honrar así el centenario del nacimiento de tan ilustre publicista.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

0

Agradecimiento a la Oficina de Cooperación Intelectual de la Unión Panamericana (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

En vista de la excelente labor realizada por la División de Cooperación Intelectual de la Unión Panamericana;

La Octava Conferencia Internacional Americana;

Resuelve:

Dar un cordial voto de aplauso a la Oficina de Cooperación Intelectual de la Unión Panamericana, por la excelencia de la obra que realiza en favor de la integración de las culturas de los diversos Países Americanos.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

0

Primer congreso Americano de Cooperación Intelectual (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

Ante la trascendencia que reviste la reunión, en Santiago de Chile, convocada por la más activa de las Comisiones Nacionales Americanas de Cooperación Intelectual, del Primer Congreso Americano de Comisiones,1 bajo los auspicios del Gobierno de Chile y de la Organización Internacional de Cooperación Intelectual de la Sociedad de las Naciones.

La Octava Conferencia Internacional Americana,

Resuelve:

1º.—Dejar testimonio de su vivo agrado por el honor discernido a la Comisión Chilena de Cooperación Intelectual, de confiarle la convocatoria del Primer Congreso Americano de Comisiones Nacionales de Cooperación Intelectual.

2°.—Encarecer, muy especialmente, a todos los Gobiernos y Comisiones Nacionales de las Américas, se hagan representar en dicho Congreso por personajes de su cultura.

3°.—Encargar al Congreso de Santiago quiera sugerir los temas y estudios que deban realizarse por las Comisiones Nacionales, y los Gobiernos, con vistas al programa de la Novena Conferencia Internacional Americana.

4°.—Recomendarle que considere la conveniencia de ampliar las labores de la Oficina de Cooperación Intelectual de la Unión Panamericana, para que desenvuelva el programa del proyectado Instituto Panamericano de Cooperación Intelectual, mientras éste se organiza.

5°.—Pedirle que insinúe a los Gobiernos de los países donde aún no se hayan establecido las Comisiones Nacionales de Cooperación Intelectual, la manera más adecuada de constituirlas.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

1

Reunión de la Comisión de la Carretera Interamericana. Ciudad de Panamá, 16-21 de Marzo, 1931

Convocada por el Gobierno Panameño, y celebrada bajo los auspicios de la Junta Central de Caminos de Panamá.

Países Yepresentados: Colombia, Costa Rica, Estados Unidos de América, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Zona del Canal de Panamá.

La Comisión adoptó catorce resoluciones, relativas en parte a los siguientes temas: construcción, mantenimiento, etc., de un camino adecuado para el tráfico desde la República de Panamá a los Estados Unidos (I); organización de juntas de caminos semejantes a la Junta Central de Caminos panameña, en los países donde no existiesen ya entidades adecuadas (II); creación de fondos para las carreteras nacionales, formados por las entradas en concepto de impuestos sobre la importación de vehículos de motor, y por cualquier otro impuesto sobre gasolina y operación de dichos vehículos (III); posibilidad de crear un impuesto indirecto en forma de estampilla postal, como medio de contribuir a los fondos necesarios para los trabajos concernientes a la construcción de la Carretera Interamericana (IV); conveniencia de dar primordial consideración a las vías o sistemas de carreteras existentes ya en los diferentes países, en la selección de la ruta o rutas practicables para la carretera interamericana (VIII); eliminación del peaje en las carreteras, luego que el costo de la carretera hubiese sido cubierto, y limitación del derecho a cobrar tal peaje aun en los casos necesarios, concediéndose ese derecho únicamente a los gobiernos respectivos, etc. (X).

Obras a consultar: Panamericanismo Práctico. . . . Resoluciones aprobadas por ¡a Comisión de la Carretera Interamericana, reunida en la ciudad de Panamá del 16 al 21 de marzo de 1931, redactado por Tomás Guardia (Panamá, Imprenta Nacional, 1931), pág. 35. Memoria de las labores del ejecutivo en el ramo de Relaciones Exteriores. . . . (Guatemala, 1932), pág. 259. [Memoria referente al año de 1931, en la que se hallan reproducidas las actas de las sesiones y el texto de las resoluciones aprobadas. Hay unas pocas discrepancias entre los datos contenidos en dicha Memoria, y los que se hallan en la ya referida obra de Tomás Guardia: notablemente, en cuanto a la fecha en que se clausuró la Reunión» o sea el 24 de marzo, según la Memoria guatemalteca.]

1

Conferencia de los Delegados de las Repúblicas Americanas al Sexto Congreso Internacional de Carreteras para considerar el Proyecto de Convención sobre la Reglamentación del Tráfico Automotor. Wáshington, 4-6 de Octubre, 1930

Convocada por la Unión Panamericana. Varios delegados americanos al Sexto Congreso Internacional de Carreteras (celebrado en Washington del 6 al 11 de octubre. 1930), se reunieron en esta sesión especial para estudiar y para firmar (con tal que les pareciese aceptable) el Proyecto de Convención sobre la Reglamentación del Tráfico Automotor, formulado en 1929 por el Segundo Congreso Panamericano de Carreteras (supra, núm. 34).

Países representados: Todas las Repúblicas americanas, a excepción de Cuba y de Haití, estuvieron representadas en esta reunión especial.

La Conferencia firmó la susodicha Convención sobre tráfico automotor (¡ntrodudendo algunas modificadones en el proyecto sometido para su aprobación), y adoptó unánimemente dos resoluciones, a saber: una, en que se encomendó la unificación de señales de pdigro, restricción y dirección empleadas por las varias Naciones, a la consideración preferente de la Unión Panamericana, de la Confederación Panamericana de Educación Vial (infra, Apéndice B, núm. 9) y de otras entidades interesadas en ese problema, el cual debía ser sometido después a las ddiberadones del Tercer Congreso Panamericano de Carreteras (supra, núm. 35); y otra, mediante la cual la Unión Panamericana y la Confederación Panamericana de Educación Vial quedaron encargadas de ejecutar con la mayor rapidez posible la obra recomendada por los Congresos de Carreteras de Buenos Aires, Río de Janeiro y Panamá (supra, núms. 33,34 y 37).

Obras a consultar: Parad texto de la Convención sobre tráfico automotor, véanse: Unión Panamericana, “Serie sobre Derecho y Tratados,” No. I Convención sobre la Reglamentación del Tráfico Automotor Suscrita en la Unión Panamericana el 6 de Octubre de 1930 (Washington): o, Manley O. Hudson, International Legislation, A CoUection of the Texts of Multipartite International Instruments of General Interest (Washington, 1931-), Vol. V, 1929-1931, No. 271, pág. 786. [Textos español e inglés.] Conference on Automotive Traffic, 1930. (Volumen que comprende varios documentos—mecanografiados, mimeografiados, o impresos—relativos a las Actas, proyectos, etc., de la Conferencia. Algunos de los textos están reproducidos en español, inglés y portugués; otros, solamente en inglés. El referido volumen se halla en la Biblioteca de la Unión Panamericana.]

3

Conferencia de la Carretera Interamericana. Ciudad de Panamá, 7-12 de Octubre, 1929

Celebrada a invitación del Gobierno de Panamá y dedicada a la discusión de problemas relativos a la Carretera Interamericana.

Países representados: Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos de América, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá (representados por las mismas personas que habían sido sus representantes en el Segundo Congreso Panamericano de Carreteras, de Río, quienes volvían entonces de dicho Congreso; véase suf>ra, núm. 54). Además, un observador concurrió a la Conferencia en nombre del Gobierno de la Zona del Canal.

Adoptáronse nueve resoluciones, tocantes por la mayor parte al desarrollo de la Carretera Interamericana, entre las que estaba incluida una recomendación para que la Unión Panamericana nombrase (por conducto de la Confederación Panamericana de Educación Vial; véase infra, Apéndice B, núm. 10) a Una comisión formada por tres a ocho miembros, con el nombre de “Comisión de la Carretera Interamericana” (infra, núm. 39).

Obras a consultar: Panamericanismo Práctico…. Resoluciones aprobadas por la Conferencia de la Carretera Interamericana, reunida en la ciudad de Panamá del 7 al 12 de octubre de 1929. . . . Proyecto de organización de la Comisión de la Carretera Interamericana, redactado por Tomás Guardia (Imprenta Nacional, Panamá, 1931), págs. 27, 45, 46. Minutes of the Inter-American Highway Congress [Conference] Held at Panamá, October 7-12,1929. [Actas mecanografiadas.

Unión Panamericana.] Second Pan American Highway Congress, Rio de Janeiro, August 16-28, 1929, Report of the Delegation from the United States of America: with Appendixes . Appendix B. Resolutions of the Inter American Congress [Conference], Panama City, Panama, October 7 to 12,1929 (Washington, 1930), pág. 27.

1

Cuarto Congreso Panamericano de Carreteras. México, D.F., 15-24 de Septiembre, 1941

Convocado en cumplimiento de una resolución del Tercer Congreso Panamericano de Carreteras. Ya que esta cuarta asamblea estuvo reunida en la misma ciudad y al mismo tiempo que el Segundo Congreso Interamericano de Turismo (infra, núm. 48), los dos congresos celebraron algunas sesiones conjuntamente.

Países representados: Todas las Repúblicas americanas estuvieron representadas en esta ocasión.

Entre las materias tratadas en las treinta y nueve resoluciones aprobadas por el Congreso, merecen mención especial las indicadas a continuación: uniformidad de la legislación sobre tránsito en los diversos países concurrentes al Congreso; examen médico y exploraciones de aptitudes para expedir licencias a chóferes y a conductores de automóviles; estadística sobre accidentes de tránsito; inspección de vehículos; financiación del Sistema Panamericano de Carreteras, y el organismo financiero administrador del fondo común para la construcción de dicho sistema; creación de un Instituto internacional encargado de promover la preparación de glosarios de terminología técnica española, inglesa y portuguesa, relacionada con la construcción de carreteras, puentes, etc.; aplicación de las resoluciones del Tercer Congreso en la parte relativa a señales camineras; conveniencia de adoptar una convención interamericana para facilitar el tránsito de los vehículos-a través del Continente, eliminando las dificultades en las fronteras, etc.; institución de Comisiones Internacionales de Ingenieros Viales, con carácter consultivo, encargadas de estudiar los problemas técnicos relativos al Sistema Panamericano y a otros caminos de comunicación internacional (dichas comisiones todavía no han sido establecidas); inauguración del Sistema Panamericano de Carreteras, el 12 de octubre de 1943; fundación de la Federación Interamericana de Automóvil Clubs (infra, núm. 48, y Apéndice B, núm. 17); designación de la dudad de Lima, Perú, como sede del próximo Congreso.

Obras a consultar: IV Congreso Panamericano de Carreteras, Acta Final y Resoluciones (México, 1941). IV Congreso Panamericano de Carreteras, efectuado en la Ciudad de México, D.F., del 15 al 34 de septiembre de 1941, Memoria (México, 1943). (Tres tomos.] “Cuarto Congreso Panamericano de Carreteras,” Boletín de la Unión Panamericana, Vol. LXXV (1941), pág. 546. “Vialidad en América: Cuarto Congreso Panamericano de Carreteras,” por E. W. James, Boletín, ob. cit., Vol. LXXVI (1943), pág. 18.

1

Tercer Congreso Panamericano de Carreteras. Santiago de Chile, 11-19 de Enero, 1939

Celebrado bajo los auspicios del Gobierno de Chile, en cumplimiento de una resolución aprobada por el Segundo Congreso Panamericano de Carreteras.

Países representados: Todas las Repúblicas americanas, excepto El Salvador, Haití, Honduras y Venezuela, estuvieron representadas en el Tercer Congreso.

Las varias secciones del Congreso aprobaron un gran número de resoluciones que llegaron a ser adoptadas definitivamente en las dos sesiones plenarias. Quedó constituida la Asociación Permanente de los Congresos Panamericanos de Carreteras, con secciones nacionales en los respectivos países, y con sede central en Buenos Aires; el Congreso encomendó al Gobierno Argentino la organización del Comité Central de dicha Asociación. La Ciudad de México fue escogida como sede del Cuarto Congreso.

Obras a consultar: Resoluciones adoptadas por el Tercer Congreso Panamericano de Carreteras, Enero de 1939. [Santiago de Chile, 1939. Texto mimeografiado.] “Tercer Congreso Panamericano de Carreteras, Celebrado

en Santiago de Chile, del 11 al 19 de .enero de 1939,” por Juan Agustín Valle, publicado en el No. 771 (enero, 1939) de La Ingeniería, Organo Oficial del Centro Argentino de Ingenieros (Buenos Aires, 1939). Third Pan American Highway Congress, Santiago, Chile, January 1939, Report of the Congress on Conclusions— First Section. (Informe mecanografiado, Unión Panamericana.]

0

Segundo Congreso Panamericano de Carreteras. Río de Janeiro, 16-28 de Agosto, 1929

Celebrado bajo los auspicios del Gobierno del Brasil, en cumplimiento de una resolución aprobada por el Primer Congreso de Carreteras.

Países representados: Todas las Repúblicas americanas, excepto Cuba y Haití, estuvieron representadas en esta reunión.

El Congreso aprobó varias conclusiones, relativas a la construcción y conservación de caminos, a la reglamentación de tráfico, a señales camineras, a financiación vial, etc.; redactó un Proyecto de Convención Panamericana sobre Tráfico Automotor (véase también, infra, núm. 38), y señaló a Santiago de Chile como sede del próximo Congreso.

Obras a consultar: Unión Panamericana, “Serie sobre Congresos y Conferencias,” No. 3. Segundo Congreso Panamericano de Carreteras (Washington), reproducido de la edición de enero de 1930, Boletín de la Unión Panamericana. Second Pan American Highway Congress, Rio de Janeiro, August 16-28, 1929, Report of the Delegation from the United States of America; with Appendixes . . . Appendix A. Conclusions, Second Pan American Highway Congress . . . (Washington, 1930).

1

Primer Congreso Panamericano de Carreteras. Buenos Aires, 5-16 de Octubre, 1925

Convocado bajo los auspidos del Gobierno Argentino, en cumplimiento de una resolución de la Quinta Conferencia Internacional Americana (Santiago de Chile, 1923), y después de una consultación al respecto con la Unión Panamericana. (En consecuencia de dicha consultación, se había convocado primero una reunión de expertos, preliminar y no oficial, verificada en 1934; veáse infra, Apéndice B, núm. 10.)

Países representados: Todas las Repúblicas americanas, a excepción de Haití, Honduras y Panamá, estuvieron representadas en el Primer Congreso Panamericano de Carreteras.

Este Congreso aprobó una Acta General, cuyas resoluciones se referían a varios temas, por ejemplo: nombramiento de una comisión permanente encargada de redactar reglas uniformes sobre drculación de tráfico, para someterlas a la consideración del próximo Congreso; reglas y principios convenientes para la construcción de obras públicas; reducción de derechos de aduana sobre automóviles, accesorios y combustibles, y de los derechos de licencia; declaraaón del carácter permanente del Congreso Panamericano de Carreteras, y establedmiento de Secdones Nacionales de Carreteras con un Comité Ejecutivo Central; publicación de dertos ensayos y documentos sometidos para la consideración del Congreso; conveniencia de que las compañías americanas de transporte marítimo hideran paradas en los puertos de la República Dominicana, Cuba, Haití y Colombia; establea miento de cursos de enseñanza sobre construcción y mantenimiento de carreteras, en las universidades y facultades de ingeniería; celebración del próximo Congreso en Río de Janeiro, en el año de 1937. (En realidad, el Segundo Congreso se cdebró en 1939.)

Obras a consultar: Para la referida resolución de la Quinta Conferencia, véase: Conferencias Internacionales Americanas, 1889-1936 . . . (Washington, 1938), pág. 374 (inciso 8o). Primer Congreso Panamericano de Carreteras, Buenos Aires, 1925, Acta General y Anexos. [Buenos Aires, 1925. Hay una copia certificada en el Palacio de la Unión Panamericana.] Primer Congreso Panamericano de Carreteras, Buenos Aires, octubre 3-13 [$¿c] de 1925, Informe de la Delegación de los Estados Unidos de la América del Norte (Washington, I925)-

0

Progreso de la cooperación intelectual en las Américas (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

Por cuanto las informaciones proporcionadas en el curso de los estudios del Tema 17 del Programa de la presente Conferencia revelan un interés enormemente acrecentado, en materia de Cooperación Intelectual Interamericana, que debe consignarse, reconocerse y estimularse,

La Octava Conferencia Internacional Americana,

Resuelve:

1º.—Tomar nota, con viva satisfacción, del más efectivo interés que los Gobiernos han demostrado en crear órganos eficaces de cooperación intelectual, desde la Conferencia Interamericana de Consolidación de la Paz, como

lo revelan la existencia de sendas Comisiones Nacionales en trece países, y de Oficinas y servicios especiales, con funciones análogas, en los Ministerios de Relaciones Exteriores de varias Repúblicas.

2°.—Estimular el interés demostrado por dirigir sus actividades hada el mayor progreso e intercambio cultural en las Américas, por la Institución Carnegie, la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, la Fundación Rockefeller, la Fundación Guggenheim, el Instituto de Educación Internacional, la Asociación Bibliográfica y Bibliotecaria Panamericana,1 la Federación Interamericana de Educación, la Asociación Médica Panamericana, la .Asociación Odontológica Panamericana, el Comité de Cooperación en América Latina y otros organismos particulares, en diversos países del Continente y. cuya completa enumeración sería demasiado extensa.

3°.—Expresar su agrado por el establecimiento de loe premios “María Moore Cabot” que discernirá la Universidad de Columbia a los periodistas de las Américas que más se distingan en servicio de la cordialidad interamericana.

4°.—Sugerir a las grandes organizaciones comerciales, con negocios en diversos países de América, que otorguen becas y facilidades a estudiantes distinguidos, conforme lo hacen las firmas W. R. Grace y Pan American Airways.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

0

Conmemoración panamericana del noveno cincuentenario del descubrimiento de América (Octava Conferencia Internacional Americana, Lima – 1938)

Considerando:

Que las anteriores Conferencias Internacionales Americanas, y la de Consolidación de la Paz, han reiterado a los Gobiernos la conveniencia de acelerar su concurso a la construcción del Faro conmemorativo de Colón;

Que no podría darse fecha más adecuada para expresar, en la forma tangible del homenaje proyectado, la gratitud de las Américas a su genial descubridor, que el 12 de octubre de 1942, cuando se cumplirá el Noveno Cincuentenario de su arribo al Nuevo Mundo;

Que la República Dominicana, con nuevo despliegue de generosidad, se propone restaurar el Alcázar de Don Diego Colón a su primitivo estado y dedicarlo a Biblioteca Pública especializada en obras americanas o sobre asuntos de interés americano; y,

Que la República Dominicana se compromete a celebrar, cada cuatro años, en dicha Biblioteca Panamericana, y a partir de 1942, un Congreso del Libro Americano y una Exposición de Pinturas, de pintores americanos, concediendo un premio de $2,500 a la mejor obra editada en el lapso trascurrido entre cada Congreso, sobre materia histórica americana, y otro premio igual a la mejor obra pictórica que tenga por asunto algún episodio de la historia Dominicana; siendo condición esencial que los autores de esas obras sean del Continente Americano.

La Octava Conferencia Internacional Americana,

Resuelve:

1º.—Recomendar, encarecidamente, a los Gobiernos de América, que presten su más inmediato concurso para la erección del Faro conmemorativo de Colón, símbolo de la fraternidad de América, que deberá ser inaugurado durante la conmemoración del Noveno Cincuentenario del Descubrimiento de América.

2°.—Encomendar a la Unión Panamericana y a la Sociedad Colombista Panamericana, de La Habana,3 conjuntamente, el estudio y posterior adopción de cuantas medidas resulten prácticas y eficaces en la viabilización de las Resoluciones de la Conferencia Interamericana de Consolidación de la Paz, a fin de que el próximo Noveno Cincuentenario del Descubrimiento de América tenga una conmemoración solemne, simultánea y digna de la fastuosidad de la fecha.

3°.—Sugerir al Gobierno de la República Dominicana, que denomine Biblioteca Panamericana a la que se fundará en el Alcázar de Don Diego Colón, e insinuar a los Gobiernos americanos que remitan a ella, desde luego, las principales obras que traten sobre sus países respectivos o fueren escritas por nacionales suyos.

4.0.—Solicitar el apoyo de los Gobiernos y de las Comisiones Nacionales Americanas de Cooperación Intelectual a los concursos proyectados por el Gobierno. Dominicano, cuyo alto espíritu panamericanista queda nuevamente de manifiesto con ellos.

(Aprobada el 24 de diciembre de 1938.)

Página 24 de 327« Primera...10...2223242526...304050...Última »