2

Ruanda 20 años después. ¿Qué queda?

Ruanda 20 años después. ¿Qué queda?

Ruanda 20 años después. ¿Qué queda?Hace 20 años comenzó el genocidio de Ruanda. ¿Cómo recordarlo? La raíz de este verbo, re-cordis, significa “volver a pasar por el corazón”. ¿Puede recordar quien vivió el genocidio como una serie de partes noticieros en el salón de su casa? ¿Quiere verdaderamente recordar un superviviente del genocidio? La respuesta a las dos preguntas parece un no rotundo, pero el olvido no es una opción. Solo queda aferrarse a los hechos con la esperanza de que contengan alguna enseñanza.

El 6 de abril de 1994, el expresidente Juvenal Habyarimana muere al ser derribado el avión donde viaja. Su asesinato desencadena una vorágine de violencia. El ejército ruandés y las milicias interaharamwe, incitados por el odio étnico que promueven Radio Télévision Libre des Mille Collines (RTLM) y la revista Kangura, matan al 70% de los tutsis en el país. También mueren los hutus que no colaboran en la carnicería, traidores según los diez mandamientos de Hassan Ngeze. Una de las primeras víctimas es precisamente la primera ministra, Agathe Uwilingiyimana, asesinada salvajemente junto a su escolta de cascos azules belgas. El saldo en cien días es de entre 800.000 y un millón de ruandeses muertos.

Detrás de estas cifras late un horror indescriptible. Peor aún, este horror se resiste a que se le extraiga significado. La guerra civil entre el ejército de Ruanda y la principal insurgencia tutsi, el Frente Patriótico Ruandés (RPF), había concluido en 1993 con un frágil acuerdo de paz. La opresión de los hutus por los tutsis, correa de transmisión de las autoridades coloniales belgas en el pasado, no explica una reacción como la que tuvo lugar. Jared Diamond señala que Ruanda en 1994 se había convertido en el país más superpoblado de África, lleno de bocas que alimentar y falto de tierra cultivable. Pero el materialismo histórico tampoco ayuda a entender el sadismo con que se llevaron a cabo las matanzas.

No se puede recordar un genocidio sin reflexionar sobre la brutalidad de la que es capaz el ser humano. Hobbes escribió que el hombre es un lobo para otro hombre, pero sería difícil encontrar en la naturaleza una crueldad tan estúpida y atroz como la que asoló Ruanda. Y no solo Ruanda. La Inquisición, la matanza de San Bartolomé, el Holodomor y los gulags, la solución final, la ESMA: asomarse a estos abismos es exponerse a perder la fe en el ser humano. ¿Cuáles son nuestros grandes logros, el contrapeso a los horrores que los hombres se han inflingido entre sí? Tal vez ese contrapeso no existe. Tal vez la historia de la humanidad es, como escribió Jaime Gil de Biedma de la de España, la más triste: porque termina mal.

La historia de Ruanda es la más triste, porque en ella nadie estuvo a la altura de las circunstancias. La ONU fracasó. Kofi Annan desestimó las advertencias de Roméo Dalaire, comandante de los cascos azules enviados en 1993. Boutros Boutros-Ghali, entonces secretario general de la ONU, había vendido granadas, lanzamisiles y munición al gobierno ruandés durante su mandato como ministro de Exteriores de Egipto. Bélgica, en un ataque de pánico, retiró sus cascos azules y abandonó Ruanda a su suerte. La administración de Estados Unidos, presidida por Bill Clinton, reacia a intervenir tras el fiasco de Somalia, no usó la palabra “genocidio” hasta  el 25 de mayo. François Mitterrand, en uno de los episodios más repugnantes de la política exterior francesa, apoyó  al gobierno genocida. Supuestamente destinada a detener las masacres, la Operación Turquesa estableció un corredor que permitió la fuga de dirigentes hutus a Zaire, hoy República Democrática del Congo (RDC).

La historia de Ruanda es la más triste, porque no acaba en julio de 1994. Las represalias del FPR se cobraron entre 25.000 y 100.000 vidas. Tras hacerse con el poder, las autoridades tutsis emprendieron una campaña contra los criminales de guerra hutus exiliados en la frontera con RDC. Las guerras del Congo se han convertido en el conflicto más sangriento desde la Segunda Guerra mundial: cinco millones de muertos y contando, consecuencia del apoyo de Ruanda a grupos armados rebeldes que han arrasado el país. Paul Kagame, presidente desde 2000, representa las contradicciones de la Ruanda post-genocidio. Aunque es alabado por mandatarios como Clinton y Tony Blair, Kagame ha llevado a cabo una campaña sistemática de asesinatos contra hutus y opositores exiliados. Y se precia de ello. Ante el asesinato de su antiguo colaborador, Patrick Karegeya, Kagame lamentó no haber sido él quién ordenase su muerte. Su deriva autoritaria ensombrece los logros del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (ICTR) y los tribunales Gacaca.

La historia de Ruanda es la más triste, porque no es la última. Las matanzas entre cristianos y musulmanes en República Centroafricana ya han desplazado a 300.000 personas, aunque las intervenciones francesas, tanto allí como en Malí, han estabilizado la situación. Continúa sin estar claro cómo respondería la comunidad internacional ante un nuevo genocidio. Las aventuras en Irak y Afganistán han dejado al público estadounidense sin voluntad de intervenir en el extranjero. Europa, con la excepción  de Francia, es incapaz de desplegar soldados en África. China y Rusia, al menos sobre el papel, se oponen a las intervenciones humanitarias. Y mientras el odio y el miedo al Otro no desaparezcan, persistirá la posibilidad de que ocurran nuevos genocidios. Recordar es frustrante y doloroso, pero el precio del olvido es demasiado alto.

Para más información:

Eric K. Leonard, “La CPI y el futuro de la justicia universal”. Política Exterior 148, julio-agosto 2012.

Steven Hege, “Elecciones y estabilidad en los Grandes Lagos”. Política Exterior 144, noviembre-diciembre 2011.

Mark Raper, “Ruanda: diez años después”. Política Exterior 99, mayo-junio 2004.

Miguel Fernández-Palacios M., “Lo que pasa en el Congo oriental”. Política Exterior 121, enero-febrero 2008.

 

2

Activistas prorrusos declaran la República de Donetsk

Activistas prorrusos declaran la República de Donetsk

Activistas prorrusos declaran la República de DonetskHace tiempo que las espadas están en alto contra Kiev en Donetsk y otras ciudades del cinturón rusóhablante del este de Ucrania, pero el desafío se multiplicó este lunes con la declaración de independencia de la región y la convocatoria para el 11 de mayo de un referéndum como el de Crimea, no tanto de autodeterminación como de adhesión inquebrantable a Moscú. La demostración de fuerza prorrusa ha dejado sin aliento al país y al mundo, en un alarde tan coordinado y efectivo que las fuerzas de seguridad no han podido hacer nada para impedirlo.

Entre barricadas y retenes de encapuchados, en caóticas asambleas a voz en grito o a golpe de megáfono, miles de activistas prorrusos que el domingo ocuparon varias sedes gubernamentales Donetsk, Jarkov y Lugansk marcan desde este lunes la pauta en la crisis abierta por el desalojo del poder del presidente Víctor Yanukóvich en febrero.

En respuesta, Kiev avienta, como viene haciendo desde la ocupación de Crimea, el fantasma de una invasión rusa. El pulso entre ambos bandos, de resultado impredecible, tiene a Ucrania de nuevo en vilo cuando aún no se ha recuperado de la inestabilidad provocada por la revolución del Maidán y a menos de dos meses de las elecciones del 25 de mayo. El presidente en funciones del país, Alexandr Turchínov, anunció este lunes medidas antiterroristas contra los prorrusos alzados en Donetsk, Lugansk y Jarkov, la segunda ciudad del país. Tras cancelar un viaje a Lituania, el mandatario coordina los trabajos de las agencias de seguridad para hacer abortar la revuelta.

Según el primer ministro interino, Arseni Yatseniuk, los radicales no son más de 1.500 individuos, apoyados por los servicios secretos rusos para “facilitar la incursión de tropas extranjeras”, que se encontrarían a no más de 30 kilómetros de la frontera con Ucrania, en un nuevo capítulo de la ofensiva destinada a “desmembrar el país”.

Pero las imágenes que repiten las cadenas rusas de televisión —en Crimea no pueden verse los canales ucranios— muestran a varios miles de personas ocupando espacios públicos y organizando la logística necesaria para levantar otro Maidán de signo muy distinto al que que surgió hace cinco meses en Kiev. Tras Donetsk, capital de la región industrial homónima, los partidarios de Moscú se han hecho fuertes también en Lugansk, donde la policía ha cerrado el acceso a la ciudad, y Jarkov, desde donde reclaman un modelo federal para Ucrania y el uso oficial de la lengua rusa. La ocupación de sedes de la Administración no es una novedad desde que se produjo el vuelco en el poder en Kiev, pero sí el hecho que ahora haya surgido de forma generalizada y simultánea.

Las autoridades de la autodenominada República Popular de Donetsk han pedido ayuda militar a Rusia para resistir la presión —y presumiblemente el castigo— de Kiev hasta el 11 de mayo. “Estamos listos para luchar por nuestras ideas, pero sin vuestro apoyo, sin la ayuda del Ejército de Rusia, nos será difícil resistir ante la junta golpista de Kiev”, dijo uno de sus líderes.

En un conflicto en el que cada bando asegura contar con fuerzas de autodefensa e, incluso, con grupos de partisanos preparados para empuñar las armas, esta invitación a Moscú como “fuerza de interposición”, en palabras de los insurrectos, solo puede complicar las cosas.

Como “mitad organización militar, mitad movimiento patriótico” se presentaban hace solo una semana en Donetsk los líderes del prorruso Frente Este, Eduard Akopov, comandante, y Nikolay Solucev, comisario. “¿Que si tenemos armas? ¿Usted qué cree? No hacemos declaraciones sobre eso, que cada cual se imagine lo que quiera”. Con “12.000 miembros activos” —imposible comprobar el dato—, Frente Este es uno de los más radicales, y sus líderes aseguran que, como organización revolucionaria, harán todo lo posible “para animar la revuelta”. Otro grupo prorruso, República de Donetsk, ejecutó y abanderó el domingo la toma del gobierno local en la ciudad, y, aunque defiende los medios pacíficos, su líder, Andrei Purgin, asegura que “están preparados para un escenario distinto. Nos defenderemos por cualquier medio en caso de agresión”, manifestó Purgin a este diario.

Entre los partidarios de las nuevas autoridades de Kiev —cuyo intento de estabilizar la región nombrando gobernadores a varios oligarcas se ha revelado insuficiente—, también hay grupos movilizados, como una célula partisana en las filas del Comité de Fuerzas Patrióticas de la región de Donetsk —donde según el último censo son ucranios el 54% de sus habitantes frente al 47% de rusos—, o incluso las autodefensas entrenadas y dirigidas por Nikolai Yakubovich, enviado especial de Kiev a la región. “De momento son solo grupos civiles, sin armas, entrenados para mantener el orden, pero en caso de agresión obviamente responderemos con medios proporcionales”, explicaba Yakuvobich hace unos días. Según la policía, los asaltantes de la sede de los servicios de seguridad en Lugansk se han hecho con el arsenal depositado en el edificio.

Lo cierto es que, en plena precampaña electoral, y con las heridas aún recientes del Maidán, todos chapotean en la crisis, en una guerra de nervios y propaganda que va in crescendo. El Partido de las Regiones (prorruso) de Yanukóvich sugirió este lunes que se negocie con los separatistas, la denominación de Kiev para aludir a los prorrusos del este; la exprimera ministra Yulia Timoshenko tildó de “artificiales” los focos de resistencia en el este y, mientras la Bolsa de Moscú registraba una brusca caída del 3%, el Kremlin pedía a Kiev que dejara de una vez de acusar a otros de sus propios problemas.

Tras el desalojo de Yanukóvich, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha manifestado su firme intención de usar la fuerza para defender a las minorías rusas de Ucrania, el argumento que utilizó para ocupar Crimea. En una reunión con los jefes del FSB (antigua KGB), Putin advirtió ayer que Rusia nunca tolerará una situación como la de Ucrania, “con grupos financiados desde el extranjero para desestabilizar y dar un golpe de Estado”, como el que a su juicio se produjo en Kiev en febrero.

 

2

Palestina entregó documentos para adherirse a convenios internacionales

Palestina entregó documentos para adherirse a convenios internacionales

El coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Robert Serry Foto:ONU/Rick BajornasPalestina entregó hoy a la ONU la documentación requerida para adherirse a trece convenciones y tratados internacionales. El embajador de Palestina, Riyad Mansour, fue el encargado de hacer llegar a la jefa de Gabinete de Naciones Unidas, Susana Malcorra, las correspondientes cartas para esos trámites.

02 de abril, 2014 — Palestina entregó hoy a la ONU la documentación requerida para adherirse a trece convenciones y tratados internacionales. El embajador de Palestina, Riyad Mansour, fue el encargado de hacer llegar a la jefa de Gabinete de Naciones Unidas, Susana Malcorra, las correspondientes cartas para esos trámites.

El coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Medio Oriente, Robert Serry, recibió trece cartas correspondientes a esas solicitudes, confirmó el portavoz de la ONU, Farhan Haq y agregó que posteriormente serán revisadas para considerar las siguientes medidas pertinentes.

Entre los tratados a los que Palestina desea adherirse se incluyen las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares; acerca de los Derechos del Niño; sobre la Eliminación de la Discriminación de la Mujer y la relativa a la Tortura.

Palestina también presentó a los representantes diplomáticos de Suiza y Holanda ante su gobierno documentos para pedir su adhesión a las Convenciones de Ginebra de 1949 y de La Haya sobre usos y costumbres de guerra.

El portavoz subrayó que al firmar las cartas, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, enfatizó que es su intención continuar las negociaciones de paz con Israel iniciadas en julio del año pasado bajo auspicios de la ONU.

“Esperamos que se encuentre la manera de seguir adelante con las negociaciones dentro del plazo de nueve meses fijado que expirará el 29 de abril. La meta sigue siendo alcanzar las bases para negociar un acuerdo de paz amplio sobre el estatuto final”, apuntó Haq.

 

2

La resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre la integridad territorial de Ucrania

Nicolás Boeglin (*)

Veto del representante de Rusia durante sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del 15 de marzo del 2014 (foto extraída de nota d e prensa)

A 12 días de la sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre Crimea objeto de un veto por parte Rusia, cita que antecedió por menos de 24 horas la consulta popular realizada en Crimea el 16 de marzo (ver modesta nota), la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el pasado 27 de marzo una resolución sobre Ucrania (ver texto completo reproducido al final de esta nota). Es de notar que ante la fracasada maniobra presentada por Estados Unidos ante el Consejo de Seguridad el 15 de marzo, era predecible que una versión similar del texto fuera sometido al órgano plenario de las Naciones Unidas (ver texto del borrador de la resolución norteamericana en francés y en inglés disponible aquí). El texto de la resolución aprobada el pasado 27 de marzo por la Asamblea General solicita entre otros, a los Estados “a que desistan y se abstengan de cometer actos encaminados a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de Ucrania, incluidos los intentos de modificar las fronteras de Ucrania mediante la amenaza o el uso de la fuerza u otros medios ilícitos“.

Adicionalmente, la resolución aprobada “Exhorta a todos los Estados, organizaciones internacionales y organismos especializados a que no reconozcan ninguna modificación del estatuto de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol sobre la base del citado referendo y a que se abstengan de todo acto u operación que pudiera interpretarse como un reconocimiento de ese estatuto modificado“.

Es de notar desde ya que el texto no menciona expresamente a Rusia en ninguno de sus párrafos como tampoco la presencia de fuerzas militares rusas. De igual manera no aparece la palabra “anexión” en el texto.

 Los Estados proponentes de la resolución:

La resolución fue propuesta por Alemania, Canadá, Costa Rica, Lituania, Polonia y Ucrania.  Si bien es entendible que Alemania (por parte de la Unión Europea) y el Canadá del Primer Ministro Harper aparezcan en esta lista de promotores conjuntamente con Ucrania y con dos Estados que han tradicionalmente mantenido relaciones tensas con Rusia (y segundado desde un inicio de la crisis a Ucrania contra Rusia) como Polonia y Lituania, se mantienen interrogantes sobre la escogencia de Costa Rica para participar a esta delicada iniciativa por parte de América Latina. No es la primera vez que un Estado de Centroamérica aparece en álgidas contiendas de esta naturaleza. Habíamos tenido la oportunidad en estas mismas páginas de referir al caso de Centroamérica en relación a Kosovo y a Osetia y Abjasia del Sur en los siguientes términos: “El caso inédito de Centroamérica: en el caso de la separación por parte de una provincia seguida por una proclamación de independencia, varios casos recientes han tenido algunas repercusiones en Centroamérica: Osetia del Sur y Abjasia, provincias de Georgia autoproclamadas independientes en agosto del 2008 son en la actualidad reconocidas por seis estados, entre los cuáles Nicaragua (y Venezuela en relación al resto de América Latina). Según el orden de los reconocimientos, Nicaragua fue el segundo estado en hacerlo después de Rusia. Por su parte Costa Rica fue el primer Estado (antes que Estados Unidos y Francia) en el mundo en reconocer la independencia de Kosovo, proclamada por las autoridades kosovares en febrero del 2008” (ver nuestro artículo publicado en Periodistas.es el 18/03/2014). Con respecto a Costa Rica, es importante señalar que de manera solidaria con las autoridades de Ucrania (y algo solitaria en relación al resto de América Latina), Costa Rica había externado mediante comunicado de prensa oficial su preocupación el pasado 4 de marzo pasado al declarar que: “El Gobierno de Costa Rica ha seguido con extrema preocupación el desarrollo de los acontecimientos de las últimas semanas en Ucrania, en particular la reciente violación a su soberanía e integridad territorial por parte de fuerzas extranjeras desplegadas en Crimea” (ver nota del 4/3/2014 de Elpais.cr).

 Las declaraciones del representante de Costa Rica durante la discusión y votación de la resolución sobre Ucrania acaecidas el pasado 27 de marzo no pasaron desapercibidas: la prensa en Estados Unidos destacó de inmediato  la posición del Embajador de Costa Rica, una noticia que, a su vez, fue destacada por las máximas autoridades en San José en las redes sociales (ver nota de CRHoy).

El resultado de la votación en la Asamblea General, con especial referencia a América Latina:

 El texto de la resolución fue aprobado por 100 votos a favor, 11 en contra y 58 abstenciones, mientras que 24 Estados decidieron no participar en la votación.

Entre los Estados de América Latina que votaron a favor se encuentran Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá y Perú. Entre los que votaron en contra figuran Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela. Finalmente, entre los que se abstuvieron encontramos a Argentina, Brasil, Ecuador, El Salvador, Paraguay y Uruguay (así como los Estados anglófonos del Caribe sin excepción alguna), exhibiendo así América Latina (y el hemisferio americano en general) una posición dividida sobre este tema.

El caso de Argentina resulta de interés en la medida en que Argentina apoyo el texto presentado hace 15 días ante el Consejo de Seguridad y cambió de parecer justificándose en razón de la “lectura sesgada” del texto propuesto a la Asamblea General (ver declaraciones del Jefe de Gabinete de la Presidenta Kirchner). Para la representante de Argentina, “Mi país lamenta que no hayan sido debidamente escuchados por las partes involucradas en la situación que hoy analizamos los reiterados llamados hechos por la comunidad internacional a apegarse a los principios a los que todos hemos adherido como miembros de Naciones Unidas. A respetar la primacía del principio de integridad territorial, la soberanía y la independencia política de todos los Estados, a abstenerse de intervenir militar, económica o políticamente en los asuntos internos de otros Estados, a ajustar los actos estrictamente al derecho internacional y a la Carta de las Naciones Unidas. Son principios de los cuales la Argentina no se apartará de respetarlos al tiempo que deplora el doble standard de varios miembros de esta comunidad que adaptan sus acciones y discursos a las necesidades geopolíticas con los cuales pretenden avanzar en confrontaciones particulares” (ver texto del discurso pronunciado).

Por su parte, en declaraciones dadas a la prensa de su país, el Presidente de Ecuador declaró que: “… en la votación de esta semana en Naciones Unidas, la instrucción al representante de Ecuador fue de abstenerse. No aceptar la posición del Gobierno ucraniano, que es la posición de Estados Unidos, ni tampoco la posición rusa. Ecuador se mantendrá en esa postura, según Correa, mientras la crisis en Crimea no se resuelva por completo y mientras Ucrania no tenga un Gobierno legítimamente elegido por el pueblo”.

Finalmente, es de recalcar que las declaraciones dadas por el representante de Costa Rica durante la discusión y votación de la resolución sobre Ucrania acaecidas el pasado 27 de marzo no pasaron desapercibidas: un influyente medio de  prensa en los Estados Unidos  – el New York Times – destacó de inmediato la posición del Embajador de Costa Rica, una noticia que, a su vez, fue destacada por las máximas autoridades en San José en las redes sociales (ver nota de Costa Rica Hoy).

 Con esta votación, América Latina (y el hemisferio americano en general) exhiben de esta manera una posición sumamente dividida sobre este tema. Belice por su parte optó por no participar al voto, conjuntamente con otros 23 Estados miembros de Naciones Unidas. En este enlace se puede revisar el resumen de las motivaciones y explicaciones de voto de los representantes de los Estados Miembros de las Naciones Unidas (documento en inglés). El texto original (en español) de algunas de las alocuciones de los representantes de varios Estados de América Latina están disponibles: se trata de la de Argentina, de Brasil (en inglés), de Costa Rica, de la posición de Guatemala, y de la externada por Nicaragua.

Es de esperar que  algún observatorio sistematice las posiciones de los demás Estados de América Latina que tomaron la palabra (ojalá el texto integral del discurso pronunciado por su representante) de manera a poder valorar su contenido y las motivaciones de cada uno de ellos para votar de una u otra manera o abstenerse. En México, una encuesta realizada indica que el 72 % de los encuestados consideran que México no debería inmiscuirse en la crisis ucraniana (ver artículo de El Excelsior, 31/03/2014).

Mapa sobre los votos obtenidos en Naciones Unidas por parte de los Estados de América Latina, realizado por el Tico Times (ver artículo). Aunado a las posiciones oficiales expresadas (voto a favor, en contra y abstenciones) hay que añadir que 24 Estados decidieron no hacerse presentes durante la votación (técnica del “No Show”), entre los cuáles aparece únicamente Belice por parte del hemisferio americano: entre los Estados que optaron por esta peculiar técnica, se encuentran Bosnia Herzegovina, Ghana, Guinea-Bissau, Israel, Irán, Kirguistán, Líbano, Marruecos, Omán, Serbia, Tayikistán, Timor Oriental, Turkmenistán, Emiratos Árabes Unidos y Yemen, entre otros.

Se lee en un comunicado de prensa sobre la posición de América Latina que: “La mayoría de los Estados caribeños del CARICOM se abstuvieron. La representante de San Vicente y las Granadinas, Inga Rhonda King, expresó sus razones. “Comprobamos la triste ironía de que los que más apoyaron la declaración unilateral de independencia de Kosovo ahora rechazan la decisión de Crimea. Igualmente vemos que los que le dicen a Argentina que tome nota cuidadosa de la opinión del 99% de los residentes de las Islas Malvinas, ahora deciden que no es válida la del 97% de los residentes de Crimea”, dijo la embajadora“.

La sombra del Kosovo:

 La referencia al precedente de Kosovo del 2008 en las declaraciones de la representante de Vicente y las Granadinas (y en varias de las posiciones oficiales externadas durante la votación realizada en Nueva York el pasado 27 de marzo) no debe sorprender. Nos permitimos remitir el lector a una nota más amplia que la anteriormente citada, sobre el tema de Crimea desde una perspectiva histórica y jurídica (artículo publicado en Tribuglobal el 19/03/2014). Es de recordar que, ante la Corte Internacional de Justicia, solicitada en el 2008 para dar una opinión consultiva sobre la legalidad (o ilegalidad) de la proclamación unilateral de independencia kosovar, España y los Estados de América Latina que presentaron sus opiniones jurídicas ante los jueces coincidieron en la ilegalidad de dicha proclamación desde la perspectiva del derecho internacional público. Los Estados de América Latina que si reconocieron a Kosovo de manera prematura no sintieron necesidad alguna de hacer llegar su posición a los jueces de la CIJ. El caso de Kosovo dio recientemente lugar a un extraño lapsus del Presidente Barack Obama, inmediatamente explotado por la diplomacia rusa, en relación a un supuesto referéndum (que nunca tuvo lugar). Remitimos al lector a una interesante nota de prensa sobre este lapsus presidencial, el cual es revelador del grado de conocimiento del caso kosovar (o de la improvisación…) por parte de las máximas autoridades de la diplomacia de Estados Unidos.

 Entre los Estados de la Unión Europea que votaron a favor dela resolución sobre Ucrania el pasado 27 de marzo, encontramos a España, a Grecia, y a Rumanía, los cuáles, a la fecha, no reconocen la independencia del Kosovo: este grupo de Estados exhibe de esta manera una posición consistente en ambos casos desde el punto de vista jurídico. En relación a Estados Unidos, a la Unión Europea y a sus aliados en cuanto a la valoración diametralmente opuesta en el caso de Kosovo y de Crimea, referimos al lector a la conclusión del profesor Marcelo Kohen (Suiza): “Les contradictions en politique internationale et le mépris pour le droit international quand cela arrange les intérêts des uns ou des autres ont un prix. Les capitales occidentales sont restées désarmées face à la Russie. Pas militairement ou économiquement. Il s’agit d’un désarmement moral. A force d’ignorer les règles de base qui régissent les relations internationales en invoquant de faux arguments juridiques ou en prétendant que les actions en question «ne constituaient pas de précédents», à force de favoriser le morcellement des Etats, d’imposer une culture de la force dans les relations internationales, ceux qui prétendent représenter les valeurs démocratiques sur la scène internationale ont fini par affaiblir l’ossature du droit international et le système de sécurité collective” (Ver KOHEN. M., “L´Ukraine et le respect du droit internationalarticulo publicado en Le Temps, Lausanne, Suiza).

La reacción de Rusia:

 Por su parte, Rusia fustigó esta resolución (ver nota de prensa) y denunció las presiones ejercidas sobre varios Estados por Estados Unidos y la Unión Europea para que votaran a favor de esta resolución en los siguiente términos: “Se ha puesto a toda marcha lo que ha quedado de la máquina propagandística de la ‘guerra fría’ para quitar importancia a la crisis política más profunda en Ucrania y echar la culpa por la escalada de tensión a la Federación de Rusia“.

A menos de 24 horas después de votada la resolución en Nueva York, Moscú anunció su control absoluto sobre Crimea y la devolución de armamento, de equipamiento y de los últimos mandos militares del ejército leales a Kiev a las autoridades de Ucrania (ver nota de prensa).

 Conclusión:

 Es muy probable que Rusia adopte en los próximos días una serie de medidas unilaterales (bajo la forma de medidas de represalias o de retorsión) contra algunos de los Estados que aceptaron aparecer como los promotores de esta iniciativa. Para suerte de Lituania, la época del año en que más gas ruso se consume está superada con la venida de la primavera. En relación a los que votaron a favor de esta resolución, recientes declaraciones del embajador de Rusia en México indican que, al menos en el caso de México, Rusia es consciente de que “claro que tenemos tratamientos distintos y podemos tener puntos de vistas distintos sobre ciertas cosas”. Paralelamente, es posible que Rusia entable negociaciones políticas con Estados Unidos en aras de encontrar una salida a esta controversia suscitada entre ambos y que ha dado lugar a una escalada raramente vista entre ambos.

(*): Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica

 

——————- TEXTO COMPLETO DE LA RESOLUCIÓN APROBADA————–

Sexagésimo octavo período de sesiones

Tema 33 b) del programa

Prevención de los conflictos armados: fortalecimiento de la función de mediación en el arreglo pacífico de controversias, la prevención de conflictos y su solución

Alemania, Canadá, Costa Rica, Lituania, Polonia y Ucrania: proyecto de resolución 

Integridad territorial de Ucrania 

La Asamblea General,

Reafirmando la importancia fundamental de la Carta de las Naciones Unidas en la promoción del estado de derecho entre las naciones,

Recordando las obligaciones que incumben a todos los Estados, con arreglo al Artículo 2 de la Carta, de abstenerse en sus relaciones internacionales de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado y de solucionar sus controversias internacionales por medios pacíficos,

Recordando también su resolución 2625 (XXV), de 24 de octubre de 1970, en la que aprobó la Declaración sobre los Principios de Derecho Internacional Referentes a las Relaciones de Amistad y a la Cooperación entre los Estados de Conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, y reafirmando los principios que figuran en ella de que el territorio de un Estado no será objeto de adquisición por otro Estado derivada de la amenaza o el uso de la fuerza, y que todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un Estado o país o su independencia política es incompatible con los propósitos y principios de la Carta,

Recordando además el Acta Final de la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa, firmada en Helsinki el 1 de agosto de 1975, el Memorando de Garantías de Seguridad en Relación con la Adhesión de Ucrania al Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares, de 5 de diciembre de 1994 (Memorando de Budapest), el Tratado de Amistad, Cooperación y Asociación entre Ucrania y la Federación de Rusia, de 31 de mayo de 1997, y la Declaración de Alma-Ata de 21 de diciembre de 1991, A/68/L.39

Destacando la importancia de mantener un diálogo político inclusivo en Ucrania que refleje la diversidad de su sociedad y cuente con representación de todas las partes de Ucrania,

Acogiendo con beneplácito los constantes esfuerzos del Secretario General y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y otras organizaciones internacionales y regionales con miras a reducir la tensión con respecto a Ucrania,

Observando que el referendo celebrado en la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol el 16 de marzo de 2014 no contó con la autorización de Ucrania,

1. Afirma su determinación de preservar la soberanía, la independencia política, la unidad y la integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente;

2. Exhorta a todos los Estados a que desistan y se abstengan de cometer actos encaminados a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de Ucrania, incluidos los intentos de modificar las fronteras de Ucrania mediante la amenaza o el uso de la fuerza u otros medios ilícitos;

3. Insta a todas las partes a que procuren alcanzar inmediatamente una solución pacífica para la situación en Ucrania mediante el diálogo político directo, actúen con moderación, se abstengan de adoptar medidas unilaterales y hacer declaraciones que enardezcan los ánimos y puedan aumentar las tensiones, y participen plenamente en las iniciativas internacionales de mediación;

4. Acoge con beneplácito las iniciativas de las Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y otras organizaciones internacionales y regionales para ayudar a Ucrania a proteger los derechos de todas las personas en Ucrania, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías;

5. Recalca que el referendo celebrado en la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol el 16 de marzo de 2014, al no tener validez, no puede servir de base para modificar el estatuto de la República Autónoma de Crimea o de la ciudad de Sebastopol;

6. Exhorta a todos los Estados, organizaciones internacionales y organismos especializados a que no reconozcan ninguna modificación del estatuto de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol sobre la base del citado referendo y a que se abstengan de todo acto u operación que pudiera interpretarse como un reconocimiento de ese estatuto modificado

 (*) Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica

3

Gran Bretaña está “decepcionada” con EE.UU. por su falta de apoyo por Malvinas

Gran Bretaña está “decepcionada” con EE.UU. por su falta de apoyo por Malvinas

Es la conclusión de un informe del Comité parlamentario de Asuntos Exteriores, que no obstante reafirma la “relación especial” entre ambos países; ayer se cumplieron 32 años desde el comienzo de la guerra en el archipiélago

“Estamos decepcionados porque el gobierno de Estados Unidos no le da prioridad al principio de autodeterminación en su postura sobre la soberanía de las islas Malvinas”. Esta queja es una de las conclusiones del informe de 67 páginas del Comité parlamentario de Asuntos Exteriores británico sobre la “relación especial” con Washington.

El informe, dado a conocer un día después de conmemorarse 32 años desde el inicio de la Guerra de Malvinas, destina dos páginas a ese “caso de estudio”, donde aseguran que “la negativa del gobierno estadounidense de reconocer el derecho a la autodeterminación nacional de los habitantes de las Falklands [como llaman los británicos a las Malvinas] es decepcionante”.

Sin embargo el reporte concluye que la histórica “relación especial” entre Londres y Washington sigue siendo muy sólida.

En el documento, los legisladores critican que el gobierno de Barack Obama “juega a dos puntas” por el tema Malvinas al mantenerse “neutral” y pedir por negociaciones entre Gran Bretaña y Argentina. El Comité asegura que de esta manera, la Casa Blanca desafía “el deseo claramente expresado de los isleños”, en referencia al referéndum del año pasado en el archipiélago en el que los habitantes manifestaron en un 99,8% su intención de seguir siendo un territorio de ultramar británico.

Los legisladores subrayan que la “decepción” se debe principalmente porque “Gran Bretaña permite a Estados Unidos usar otros dos territorios de ultramar británicos, la isla Ascension y Diego Garcia, para bases militares”.

Sir Nigel Sheinwald, embajador británico a Washington hasta 2012, admitió al comité que la posición norteamericana sobre Malvinas “ha sido incómoda y no lo que queríamos”.

 Según el diario británico Daily Telegraph, críticos a Obama afirman que la posición actual de Washington por Malvinas ni siquiera es “neutral”, ya que pide por negociaciones entre Gran Bretaña y Buenos Aires, algo que reclama también la presidenta Cristina Kirchner .

Por su parte, Luke Coffey, ex consejero de Liam Fox cuando éste último era ministro de Defensa, dijo que Estados Unidos claramente “abandonó su posición de neutralidad” en la disputa.

“Negociaciones por el estatus de las Falkland es la posición oficial de Argentina. En lugar de quedarse callados, bajo el liderazgo de Obama, Estados Unidos ha comenzado a apoyar los pedidos de Argentina para negociar. Este es un cambio de previas administraciones y un alejamiento de su neutralidad”, agregó.

Ayer, en su discurso más fuerte sobre el tema, Cristina Kirchner aseguró en el acto por el 32 aniversario del comienzo de la guerra que “Malvinas es la mayor base militar nuclear de la OTAN en el Atlántico Sur y de sistemas de inteligencia electrónica” y además cuestionó aspectos de la política económica y social de Londres..

 

2

Malvinas: más hechos, menos diálogo

Malvinas: más hechos, menos diálogo

Malvinas: más hechos, menos diálogoComo ocurrió pocas veces en un aniversario de la guerra de las islas Malvinas, en los últimos meses sucedieron muchos hechos en torno a la relación de Londres y Buenos Aires que obligan a mirar el conflicto desde otra perspectiva.
A 32 años de aquella lamentable guerra del Atlántico Sur la cuestión Malvinas se erige como un eje central no sólo de la política argentina, sino también de Gran Bretaña y de los propios malvinenses. A juzgar por los siguientes sucesos habrá que seguir con detenimiento varios acontecimientos:

  • El referéndum

El 11 de marzo del año pasado los malvinenses hicieron un referéndum para ratificar su continuidad como territorio de ultramar británico y, a partir de allí, empezaron a potenciar su estrategia diplomática en el exterior. En un intento por aglutinar la atención mundial y desestimar ese referéndum Cristina Kirchner comparó aquella consulta con la que se hizo recientemente en Crimea. Así, habló del doble estándar de Londres que avaló el referéndum de Malvinas y rechazó el de Crimea. Como respuesta, el gobierno británico dijo que a diferencia del referéndum de Malvinas “el de Crimea era ilegal, mal organizado, no representativo, injusto y en condiciones de interferencia directa militar externa”. Quizás haya que remarcar, como lo han señalado varios analistas de política internacional, que los casos de Crimea y Malvinas no son comparables por una simple cuestión: la población del Atlántico Sur es implantada mientras que los habitantes de Crimea, que en su mayoría son rusos, viven allí desde hace miles de años. En tal caso, la decisión de Cristina Kirchner de reflotar ahora el referéndum que se hizo en Malvinas hace un año no hizo más que resaltar en la comunidad internacional una consulta que estaba olvidada y tuvo poca trascendencia mundial. ¿O acaso la Presidenta sólo usó como excusa esa idea del doble estándar del referéndum para alinear posiciones con Rusia?

  • Interés por América latina

Está claro que el apoyo que la Argentina cosechó en los últimos tiempos de la Unasur y de otros foros regionales latinoamericanos surtió un efecto práctico: muchos países acordaron no aceptar en sus puertos a barcos con bandera de Malvinas. Ante este hecho, la diplomacia británica hizo un giro y replanteó su estrategia hacia América latina. Gran Bretaña abrió varias embajadas en la región y reforzó el personal en otras. No sólo esto, el canciller británico William Hague expresó: “La retirada de Gran Bretaña de la región ha terminado, y ahora es el momento para un avance y vamos a tratar de establecer asociaciones intensas con los países de América latina”. En el Foreign Office aseguran que este cambio de estrategia no tiene nada que ver con las Malvinas.
Sin embargo, lo concreto es que las autoridades de Malvinas usaron buena parte de la estructura de la diplomacia británica en América latina para atraer inversores a las islas. Así, una misión comercial del gobierno de Malvinas estuvo hace poco en Montevideo para “incrementar los negocios” entre los kelpers y Uruguay. “Le trajimos a las empresas uruguayas la expectativa que tenemos sobre el petróleo, para que sumen a los esfuerzos de incrementar la economía de las Falkland [Malvinas] en los próximos tres a cuatro años a través de la exploración y explotación de petróleo”, confirmó Roger Spink, uno de los 14 integrantes de esa comitiva.

  • La ilusión de una mediación papal

Cristina Kirchner se ilusiona cada vez más con una mediación del Papa Francisco con Londres por la causa Malvinas. Así lo deslizó en su reciente visita al Vaticano. Para que no queden dudas de esa intencionalidad del Gobierno, el director de la Secretaría de Asuntos Relativos a Malvinas, Daniel Filmus, se reunió hace 10 días con el Papa y luego comentó: “Francisco insistió en la necesidad de avanzar en la búsqueda del diálogo y yo le manifesté justamente que para el gobierno argentino la única alternativa era seguir trabajando en el camino del apoyo al diálogo bilateral con el Reino Unido”.
Mañana, la Reina Isabel II se reunirá con el Papa en Roma y en la Cancillería argentina ayer había esperanzas de que Francisco saque a relucir el tema Malvinas. Pero Londres ya tiene aceitado un discurso: “El Vaticano nos ha expresado con claridad, que su postura de larga data de neutralidad en este tema se mantiene vigente. Lamentaríamos cualquier intento de tergiversar la posición reconocida de la Santa Sede en este tema”, expresó a LA NACION un funcionario de la diplomacia británica.

Está claro que la figura del Papa Francisco es un nuevo actor positivo que se suma en este conflicto, pero la pregunta que se reitera en el Vaticano es uniforme: ¿Se arriesgará un papa argentino a someterse a una mediación en la que pueda mostrar claras señales de parcialidad?

  • Nueva secretaría

La decisión del Gobierno de crear la Secretaría de Asuntos Relativos a Malvinas y poner a un hombre del kirchnerismo como Filmus también es una muestra de la Casa Rosada de querer potenciar toda la estrategia diplomática por las islas. Filmus no sólo recorrió el mundo con el mensaje de búsqueda de diálogo con Londres sino que desplegó una importante batería de gestos para que todo el arco político argentino se sume a esta causa.

  • La militarización

En los últimos meses creció en la Argentina el debate por la supuesta militarización británica en las islas Malvinas. De hecho, el canciller Héctor Timerman presentó una denuncia en la ONU para plantear el rechazo argentino a la militarización. Allí denunció que Londres envió un submarino nuclear, con capacidad para transportar armamento nuclear al Atlántico Sur. Gran Bretaña rechazó esa versión en forma tajante y planteó que “las sugerencias de que Reino Unido está militarizando la región son totalmente falsas”.
Según datos oficiales del gobierno británico, actualmente la defensa de las islas Malvinas representa sólo el 0,5% del presupuesto total de Defensa del Reino Unido y menos del 0,1% del gasto público total. No obstante, el secretario de Defensa británico, Phillip Hammond, destacó: “Estamos comprometidos con la protección del derecho de los isleños a la autodeterminación”.

Todos estos hechos ponen en evidencia que el conflicto abierto entre Buenos Aires y Londres que lleva 32 años no cierra. Por el contrario, los signos de acercamiento son cada vez más lejanos y peor aún: no hay muchos esfuerzos de ambas partes por incorporar en el debate a los malvinenses que hoy viven en las islas..

2

“Más allá de los Estados, están los seres humanos que los componen”

“Más allá de los Estados, están los seres humanos que los componen”

“Más allá de los Estados, están los seres humanos que los componen”

 El juez brasileño Antonio Cançado Trindade (Belo Horizonte, 1947) lleva casi cuatro décadas dedicado al derecho internacional, una carrera que llevado a ser presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y, desde 2009, magistrado de la Corte Internacional de Justicia de la ONU en La Haya. Cançado Trindade, que responde a esta entrevista por escrito, estuvo la semana pasada en Madrid para dar una conferencia magistral en el Máster de Gobernanza y Derechos Humanos de la Universidad Autónoma.

Pregunta. ¿Cuál es el papel de los Estados para ayudar a que la justicia universal se amplíe lo más posible?
Respuesta. Los Estados deben asumir sus obligaciones como partes en convenciones internacionales que dispongan sobre el principio de la jurisdicción universal. Dichas convenciones, como las de Naciones Unidas, son las que proveen la base más sólida para la aplicación del principio de la jurisdicción universal en nuestros tiempos. A partir de ahí, un rol importante está reservado también a los tribunales nacionales. Una ilustración reciente se encuentra en la Sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) del 20 de julio de 2012 en el caso Bélgica versus Senegal, originado en las violaciones masivas de derechos humanos (tortura, ejecuciones sumarias y masacres) bajo la represión del régimen Habré en Chad (1982-1990). Los prolongados esfuerzos de las víctimas en búsqueda de la justicia han comprendido acciones legales ante tribunales nacionales (en Dakar, adonde escapó Habré, y Bruselas) y solicitudes de extradición. La CIJ estableció violaciones de la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura, y afirmó la necesidad de cumplimiento del deber de enjuiciamiento bajo aquella Convención. En mi voto razonado, resalté la necesidad de tener presentes el sufrimiento y las necesidades de las víctimas, en su búsqueda de la justicia para poner fin a la impunidad. La realización de la justicia como una forma de reparación es esencial a la rehabilitación de las víctimas. En mi percepción, sobrepasamos aquí el enfoque tradicional interestatal, al atribuir una posición central a los individuos victimados, y no a sus Estados.
P. Aparte de apoyar los tribunales internacionales, ¿deben perseguir la justicia universal los tribunales nacionales?
R. El caso citado se encuentra ahora en manos del Poder Judicial senegalés. Ya se han dado los primeros pasos hacia el juicio de Hissène Habré. En esta segunda década del siglo XXI, el principio de la jurisdicción universal parece inspirado por el ideal de una justicia universal, sin límites en el tiempo (pasado o futuro) ni en el espacio (transfronterizo). Trasciende la dimensión interestatal, al salvaguardar valores fundamentales compartidos por la comunidad internacional como un todo.
P. ¿Cómo afecta a la credibilidad de la justicia universal el hecho de que haya grandes potencias que no aceptan la jurisdicción internacional sobre sus ciudadanos?
R. La credibilidad de la justicia internacional se sostiene por la sólida fundamentación de sus sentencias y decisiones. El hecho de que haya grandes potencias que no aceptan la jurisdicción internacional en relación con sus propios ciudadanos afecta la credibilidad de dichas potencias, y no de la justicia internacional. Tales potencias, para guardar coherencia con su discurso oficial, deben garantizar a todas las personas bajo su jurisdicción el pleno acceso a la justicia, en los planos tanto nacional como internacional. Este tema figura desde 2006 en la agenda de la Asamblea General de Naciones Unidas. Durante mis años como Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (1999-2004), insistí en la necesidad de que todos los miembros de la OEA aceptaran la Convención Americana como la mejor demostración de su real compromiso con los derechos humanos. Todavía resta un largo camino que recorrer.
P. Los fallos más recientes que hemos conocido de la Corte de La Haya tenían que ver con disputas fronterizas. Es difícil de entender para los ciudadanos de un país cuál es la autoridad de La Haya para establecer fronteras.
R. En los últimos cuatro años ha habido una considerable diversidad temática en los fallos de la CIJ, quizás como nunca antes. La CIJ ha sido llamada a pronunciarse sobre controversias internacionales las más diversas, inclusive fronterizas, entre varias otras. La Corte las decide de conformidad con su Estatuto (que forma un todo orgánico con la Carta de Naciones Unidas) y su Reglamento. Para una corriente de pensamiento, la función de la CIJ es estrictamente la de resolver las controversias a ella sometidas por las partes; para otra corriente de pensamiento (la cual sostengo), su función va más allá, al resolver la controversia y decir cuál es el derecho.
P. Al mismo tiempo, este tipo de casos da la sensación de que las decisiones en La Haya están muy alejadas de los ciudadanos. ¿Podría poner un ejemplo de sentencia que haya cambiado la vida de la gente en algún sitio?
R. Hay algunos casos que se han tornado paradigmáticos, que han tenido impacto sobre las condiciones de vida de la población, y que efectivamente han revelado, en un sentido pedagógico, la importancia de la CIJ. En un ejemplo muy reciente, de marzo de 2013, en el caso de la Disputa Fronteriza entre Burkina Faso y Níger, la CIJ procedió a determinar el curso de parte su frontera, en una región habitada por poblaciones nómadas y seminómadas. Las condiciones de vida de dichas poblaciones locales fueron tomadas en cuenta. En mi voto razonado, me concentré sobre todo en este “factor humano”, a demostrar que, aún un tema clásico como el del territorio, es hoy abordado conjuntamente con la población. Los Estados tienen fines humanos: mas allá de la soberanía estatal, la lección básica de este caso está centrada en la solidaridad humana, al mismo nivel que la necesaria seguridad jurídica de las fronteras. Otro ejemplo es el caso del Templo de Préah Vihéar (Camboya versus Tailandia): la CIJ logró poner fin a las hostilidades armadas recientes en la frontera, al ordenar la creación de una zona desmilitarizada alrededor del Templo y en las proximidades de la frontera entre los dos países. En esa ocasión sostuve que la correcta determinación por la CIJ de la creación de dicha zona desmilitarizada, busca proteger no solamente el territorio en cuestión, sino también las poblaciones que en él viven, así como un conjunto de monumentos ahí situados, conformando, por decisión de la UNESCO, el patrimonio cultural y espiritual de la humanidad. Los conflictos armados en los alrededores del Templo han cesado. La CIJ superó la visión exclusivamente territorialista, tomando en cuenta también la población que vive en el territorio en cuestión. La CIJ dio expresión a la nueva visión del derecho internacional humanizado de nuestros tiempos. Más allá de los Estados, están los seres humanos que los componen.
P. ¿Qué le parecen los cuestionamientos recientes que se hacen por parte de algunos países latinoamericanos de la justicia interamericana?
R. La Corte Interamericana de Derechos Humanos debe seguir ocupándose de la buena fundamentación de sus sentencias y decisiones. Debe, además, reaccionar a cuestionamientos recientes de parte de algunos países, que buscan politizar el sistema regional de protección. ¿Reaccionar de qué modo? A mi juicio, exigiendo la ejecución integral (y no sólo parcial, como viene haciendo) de sus fallos. Si no, no hay acceso a la justicia en sentido amplio, el cual, desde la perspectiva de las víctimas, comprende el acceso formal, las garantías de debido proceso legal, y la ejecución plena de las sentencias. En casos de manifiesto incumplimiento de sus sentencias, la Corte Interamericana debe aplicar la sanción prevista en el artículo 65 de la Convención Americana: llevar dicho incumplimiento al conocimiento del Consejo Permanente y la Asamblea General de la OEA, tal como lo hice dos veces (en 2000 y 2003) en mi época al frente de aquel tribunal internacional. Esto es necesario, pues distintamente de la Corte Europea, la Corte Interamericana no dispone de un Comité de Ministros para ayudarla en este particular.

2

La OTAN se moviliza ante la anexión de Crimea

La OTAN se moviliza ante la anexión de Crimea

La OTAN se moviliza ante la anexión de CrimeaLa OTAN despierta de su letargo. Después de muchos años volcada en conflictos exteriores como el de Afganistán, la organización se moviliza para hacer frente a lo que considera la mayor amenaza para la seguridad mundial desde la caída del Muro de Berlín: el desafío ruso. Nunca desde entonces habían sentido los países aliados la presión en sus propias fronteras, una situación que devuelve a la Alianza Atlántica a sus orígenes, cuando el adversario era Moscú. Ante este nuevo escenario, la OTAN muestra sus garras, aunque le pesan los profundos recortes en defensa aplicados durante años, especialmente en Europa. La reprimenda que el presidente estadounidense, Barack Obama, lanzó el miércoles en Bruselas sobre ese repliegue militar en el continente ha traído a primer plano un problema hasta ahora infravalorado.

Pese a la aparente calma desde la anexión de Crimea a Rusia, Occidente teme que el intento del presidente Vladímir Putin por ampliar su área de influencia no haya concluido. Descartada una intervención militar —Ucrania no es miembro de la Alianza Atlántica y Europa no tiene intención de embarcarse en una guerra—, los aliados engrasan la maquinaria para disuadir a Moscú de una nueva ofensiva a las puertas de la UE. Los ministros de Asuntos Exteriores de la organización se reunirán la próxima semana en Bruselas con una serie de propuestas sobre la mesa. “Van a tener que tomar muchas decisiones nuevas”, vaticina un portavoz de la organización. La subida de tono en la siempre medida retórica del secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, ofrece pistas sobre la nueva tesitura.

La medida más relevante, aún por concretar, consistiría en desplegar tropas en los países del Este europeo, los más amenazados por cualquier ofensiva de Moscú. Además de su proximidad geográfica, algunos de esos Estados, en su día en la órbita soviética, cuentan con minorías rusófilas sobre las que Putin podría tratar de influir. Aunque la OTAN rehúsa concretar el volumen de esas hipotéticas tropas, sí aclara que se trataría de reasignar fuerzas desde los países más seguros hacia los más vulnerables.

Entretanto, los aliados no dejan de enviar aviones de combate para reforzar la seguridad de la región. Los seis F-16 aprobados ayer por Dinamarca se suman a otros ocho de Reino Unido y Francia, más casi una veintena estadounidenses. Desde hace dos semanas, varios aviones de vigilancia AWACS sobrevuelan Polonia y Rumanía para detectar cualquier anomalía. Las medidas resultan más cosméticas que eficaces, pero son una muestra del músculo que la OTAN está dispuesta a exhibir si atisba nuevos peligros. “Ya hemos hecho cosas en aviación; planeamos extenderlas al ámbito terrestre y al naval”, aseguró el miércoles Ben Rhodes, uno de los principales asesores de seguridad de Obama.

Esa nueva perspectiva supone una llamada de atención sobre el deterioro de las fuerzas militares aliadas en los últimos años. Los presupuestos de Defensa han experimentado importantes mermas, especialmente desde la crisis. La presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, urgió este jueves a su país a duplicar con creces el presupuesto militar, ahora en el 0,8% del producto interior bruto (PIB). Sus declaraciones reflejan el sentir de muchos socios, especialmente los más próximos a Rusia.

Los datos globales de la OTAN apenas recogen esa caída presupuestaria, principalmente porque llegan hasta 2010, y entonces la partida destinada al Ejército aún estaba en 3,3% del PIB, aunque en Europa no superaba el 1,7%. La evolución de las fuerzas armadas, en cambio, muestra más claramente el deterioro. De contar con casi seis millones de militares en 1990, los países aliados han pasado a tener 3,6 millones en 2010. Si el personal militar y civil de Defensa suponía entonces un 2,5% de la población activa, hoy representa el 1,1%. “Es verdad que la caída de los presupuestos es una preocupación y hace perder eficacia, pero la OTAN sigue siendo la mayor potencia militar del mundo”, argumenta el portavoz.

Más que un alza inmediata de las partidas de Defensa, algunos expertos prevén mayor colaboración entre Estados. “En los países más cercanos se puede producir una ligera subida, pero lo que más veremos es cooperación entre los países de Europa central, los nórdicos o los bálticos”, abunda Vivien Pertusot, experto del laboratorio de ideas Ifri.

Junto a las medidas de refuerzo, los ministros analizarán la próxima semana el futuro de las relaciones entre la OTAN y Rusia. Desde que un tratado de 1997 certificó el fin de las hostilidades, ambos bloques cooperan en asuntos militares e incluso Moscú cuenta con un embajador ante la Alianza Atlántica. “Los ministros podrían decidir suspender el diálogo, pero a medio plazo, Rusia es un socio muy poderoso y lo mejor que se puede hacer no es aislarlo”, sugiere el analista de Ifri.

1

Ferrocarril Interoceánico entre Santos y Arica, a través de Bolivia (Segunda Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, La Habana – 1940)

La Segunda Reunión de Consulta entre los Ministros de Relaciones Exteriores de las Repúblicas Americanas,

Resuelve:

Reconocer la importancia y utilidad que, para la defensa continental, reviste el ferrocarril transoceánico Arica (Chile) Santos (Brasil) a través de Bolivia, y recomienda a las naciones de América—en particular a aquellas directamente interesadas en esa obra—la conveniencia de procurar, a la brevedad posible, la financiación del tramo que falta para completarla.

2

Argentina, junto a los miembros fundadores del Mercosur, se abstuvo en la votación en la ONU sobre Ucrania

Argentina, junto a los miembros fundadores del Mercosur, se abstuvo en la votación en la ONU sobre Ucrania

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República ArgentinaEn la votación realizada hoy en las Naciones Unidas sobre la situación en Ucrania Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, miembros fundadores del Mercosur, votaron en abstención la resolución referida a la situación en Ucrania. A su vez Venezuela, también miembro de dicho organismo regional, votó por la negativa.

A continuación se acompaña la intervención de la República Argentina durante el transcurso del debate.

“El pasado 15 de marzo, el Consejo de Seguridad consideró un proyecto de resolución en un momento de particular tensión en Ucrania, cuando se corrían serios riesgos de que la situación fuera escalando en hechos de violencia. En dicha ocasión, la Argentina votó a favor del mencionado proyecto por entender que el mismo dejaba en claro las normas internacionales y los principios fundamentales que deben guiar a la comunidad internacional, más allá de que se hicieran referencias a hechos futuros y consecuencias hipotéticas, en relación a un referéndum que aún no había tenido lugar.

Sobre este último aspecto, una vez más se nos propone un texto con un pronunciamiento basado en una interpretación por parte de la comunidad internacional del derecho interno de Ucrania, que no es coherente con el principio de no intervención en los asuntos internos de ese país. Notamos al respecto, en más de una reacción, la falta de coherencia de gobiernos. La Carta de las Naciones Unidas es muy precisa y no deja lugar a interpretaciones de acuerdo a los intereses circunstanciales de cada nación.

Mi país lamenta que no hayan sido debidamente escuchados por las partes involucradas en la situación que hoy analizamos los reiterados llamados hechos por la comunidad internacional a apegarse a los principios a los que todos hemos adherido como miembros de Naciones Unidas. A respetar la primacía del principio de integridad territorial, la soberanía y la independencia política de todos los Estados, a abstenerse de intervenir militar, económica o políticamente en los asuntos internos de otros Estados, a ajustar los actos estrictamente al derecho internacional y a la Carta de las Naciones Unidas. Son principios de los cuales la Argentina no se apartará de respetarlos al tiempo que deplora el doble standard de varios miembros de esta comunidad que adaptan sus acciones y discursos a las necesidades geopolíticas con los cuales pretenden avanzar en confrontaciones particulares.

La Argentina no cree en un camino de confrontación que nos remita a épocas pretéritas en las que la comunidad internacional se vio dividida por luchas de bloques reñidas con la construcción de un destino común. Pretendemos que nuestras decisiones no vuelvan a caer en la lógica de un mundo dividido por barreras ideológicas. Un mundo donde las principales víctimas fuimos los pueblos de América Latina, África y Asia.

Entendemos que estas situaciones no pueden resolverse mediante actos unilaterales de ninguna clase. Particularmente los actores con mayor influencia son los que deben recurrir a una diplomacia constructiva. Esperamos que asuman sus responsabilidades.

Estamos convencidos de que nos compete a todos abstenernos de alentar disensos y escalar en confrontaciones. Entendemos que el momento elegido para presentar el proyecto de resolución ante el cual nos encontramos no contribuye al objetivo de toda la comunidad internacional, que es encontrar una solución política y pacífica a esta crisis, sino más bien contribuye a hacer aún más compleja la situación. La Argentina seguirá propiciando la resolución pacífica de los conflictos y en este sentido rechaza las iniciativas que buscan aislar a una de las partes o imponer sanciones económicas unilaterales que socavan las condiciones conducentes para un diálogo que resulta tan urgente.

Reafirmamos una vez más que la comunidad internacional debe concentrar sus esfuerzos en lograr que las partes dentro de Ucrania entablen un diálogo constructivo que le permita encontrar una salida pacífica a la situación por la que atraviesa observando de manera irrestricta los derechos humanos y el derecho internacional humanitario y respetando los derechos de todas las minorías, sean estas étnicas, lingüísticas, culturales  o religiosas. Al mismo tiempo, los esfuerzos de la comunidad internacional deben encuadrarse estrictamente en el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, teniendo como objetivo alcanzar la pacificación interna de ese país y generar un clima propicio para la negociación internacional.

Nuestra posición sobre la integridad territorial, la no injerencia en los asuntos internos de otros países ya sea por medios políticos, económicos o militares es tan clara como coherente con nuestras acciones. Sin embargo, en estos momentos la resolución que ha sido presentada camina en la dirección de limitar el diálogo y la resolución pacífica de los conflictos y es por eso que nos abstenemos al tiempo que apoyamos enfáticamente las gestiones del Secretario General, en éste y en todos los conflictos que involucran miembros de la Comunidad de Naciones Unidas.

 

[via rss]
2

La OTAN alerta de un despliegue ruso como para invadir Transnistria

La OTAN alerta de un despliegue ruso como para invadir Transnistria

La OTAN alerta de un despliegue ruso como para invadir TransnistriaEl máximo responsable militar de la OTAN para Europa, el general estadounidense Philip Breedlove, ha declarado este domingo que Rusia cuenta ahora en la frontera de Ucrania con un contingente lo suficientemente grande como para amenazar la región separatista moldava de Transnistria. “Las fuerzas rusas tienen un tamaño muy, muy considerable y están muy, muy dispuestas”, ha advertido el general Breedlove durante un evento organizado por el Fondo Alemán Marshall.

 “Hay, de sobra, un número suficiente de fuerzas rusas en la frontera como para invadir la Transnistria si lo decidieran, lo que me parece muy preocupante”, ha aseverado. El general remachó su discurso considerando que “Rusia se está comportando más como un adversario que como un aliado”.

 Por contra, el Gobierno ruso ha reiterado que las tropas concentradas en la frontera con Ucrania y la península de Crimea –unas 22.000 según las autoridades de Kiev– en modo alguno rebasan los límites impuestos por los pactos internacionales.

 “El Ministerio de Defensa de Rusia está cumpliendo con todos los acuerdos internacionales que limitan el número de tropas en las áreas fronterizas con Ucrania”, declaró el viceministro Anatoly Antonov a la agencia Itar Tass.

2

1914-2014, la Europa volcánica

1914-2014, la Europa volcánica

1914-2014, la Europa volcánicaEn el centenario de 1914, un ejercicio de comparación entre los mapas políticos europeos en vísperas de la Primera Guerra Mundial, al final de la Segunda Guerra Mundial y en la actualidad es altamente ilustrativo de los profundos cambios producidos en una realidad todavía magmática, en especial al este del Continente.

1914. De la Europa de las naciones a la Europa de las ententes. En la segunda mitad del siglo XIX, se consolidó la Europa de las naciones, con la unificación italiana realizada por el Piamonte, la unidad alemana por la Prusia de Bismarck (que ganó territorio en guerra contra Dinamarca, Austria y Francia, que perdió Alsacia y Lorena), mientras que el Imperio Otomano se enfrentó con las nacionalidades balcánicas. La triple alianza se formó entre el Imperio alemán, el austrohúngaro con el Imperio Otomano y Bulgaria e Italia (que cambió de bando en 1915). Frente a ella se formó la entente cordial entre el Imperio Británico, Francia, Rusia y después Rusia y Estados Unidos. Tras la guerra, implosionaron los imperios austrohúngaro, otomano y ruso; Polonia resucitó; Hungría perdió dos tercios de territorio; nacieron Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania, Checoslovaquia, Ucrania, Armenia, Georgia y Azerbaiyán y el Reino de Yugoslavia como Estados.

1945-1992. La guerra fría. El continente y Alemania quedaron divididos por el telón de acero, con el equilibrio del terror por el arma atómica. En su parte occidental, la Alianza Atlántica y la OTAN como brazo armado, con los EE UU como potencia dominante y la creación de la Comunidad Europa. En su parte centro oriental, la URSS, potencia euroasiática, con el Pacto de Varsovia y el Comecon. Stalin rediseñó el mapa europeo con solapamientos y desplazamientos de países, como el enclave de Kaliningrado (la antigua Könisberg, capital de Prusia oriental).

1992-2014. Tras la caída del muro de Berlín en 1989, implosionaron, en guerra, Yugoslavia y, de modo pacífico, la URSS. Nació la Unión Europea (UE) en 1993 con 15 Estados y entraron las neutrales Austria, Suecia y Finlandia. Después, cuando pudieron decidir libremente, Polonia, Hungría, Estonia, Letonia y Lituania, Chequia y Eslovaquia (tras el divorcio de terciopelo), más Malta y Chipre se adhirieron a la UE. De las repúblicas procedentes de la antigua Yugoslavia, Eslovenia y Croacia entraron en la UE. Serbia, Montenegro, Bosnia-Herzegovina, Macedonia y Kosovo negociacian para entrar. También es el caso de Albania y Turquía.

En paralelo, los nuevos miembros se integraron en la Asociación para la paz promovida por la OTAN, con un sustancial repliegue militar de los Estados Unidos en el continente europeo.

El Consejo de Europa con el Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene una membresía de todos los Estados europeos (47 Estados), salvo Bielorrusia.

En la etapa actual, el continente europeo se va configurando en dos bloques. Al oeste, el proceso de consolidación de la UE, que ha pasado de 15 a 28 Estados, y a la vez de ampliación de la misma hacia el Este. En su seno, el núcleo central es la Unión Monetaria con la Eurozona que de momento incluye a 18 Estados.

Las relaciones con Rusia se establecieron sobre la base del Acuerdo de Cooperación suscrito en 1997, pendiente de renovación desde 2007 por diferencias sobre todo en los temas de democracia y derechos humanos. Por su parte, el presidente Putin ha lanzado el proyecto de la Unión Euroasiática, con Bielorrusia y Kazajstán como socios fundadores, para 2015, a partir de la Comunidad Económica Euroasiática, siguiendo el modelo de construcción de la Unión Europea a partir de la unión aduanera por pasos.

En su concepción, el papel de Ucrania en este proyecto sería fundamental, por su peso económico y geopolítico además de las razones históricas. En esta situación, la estabilización de la frontera este de la UE adquiere un valor político decisivo.

Enrique Barón fue eurodiputado entre 1986 y 2009.

 

2

Putin firma la anexión de Crimea a Rusia

Putin firma la anexión de Crimea a Rusia

Putin firma la anexión de Crimea a RusiaTodo fue fulminante: nada más terminar de hablar ante la élite política rusa —miembros de ambas cámaras del Parlamento y jefes de las regiones del país—, el presidente Vladímir Putin y la delegación crimea, compuesta por los dirigentes de la península, procedieron a firmar el tratado internacional por el cual Crimea y Sebastópol pasan a formar parte de la Federación Rusa. La anexión queda ahora pendiente solo de la aprobación del Parlamento ruso y el visto bueno del Constitucional, tramites que nadie duda se cumplirán sin problemas.

En el discurso pronunciado en la Sala de San Jorge del Kremlin antes de la firma, Putin había asegurado que Crimea es “tierra santa rusa” y opinado que, en Ucrania, Estados Unidos y sus socios occidentales se pasaron de la raya. “Todo tiene un límite” y Washington “lo traspasó” en el país vecino, señaló, acusándolo de estar acostumbrado a actuar según la ley del más fuerte.

Putin recordó que precisamente en Crimea el príncipe Vladimiro fue bautizado, comenzando así la cristianización de Rusia, y que en la península los rusos escribieron páginas heroicas de su historia. Se refirió asimismo al traspaso a Ucrania de provincias del sur de Rusia después de la revolución bolchevique, a lo que siguió la entrega de Crimea, que se hizo en 1954 sin consultar al pueblo. Ese “robo a Rusia” se hizo sin siquiera cumplir con las formalidades legales que exigía la Constitución de la época. Verdad es que, reconoció, en aquellos tiempos se trataba de un acto prácticamente formal, porque se realizaba en el interior de un gran país y nadie se podía imaginar que algún día Rusia y Ucrania se separarían.

El líder ruso defendió la legalidad del referéndum celebrado en Crimea el domingo pasado e insistió en que la consulta se hizo en concordancia con el derecho internacional. Al respecto, citó textualmente documentos de la ONU y de EE UU relativos a Kosovo e insistió en el paralelismo de la situación de Crimea y la de ese territorio, que entonces era una provincia de Serbia.

En particular, citó en primer término un dictamen del Tribunal Internacional de Justicia de la ONU del 22 de julio de 2010 sobre el caso kosovar, en el que se afirma que “de la práctica del Consejo de Seguridad no se desprende ninguna prohibición general a la declaración unilateral de independencia” y que “el derecho internacional no contiene ninguna prohibición aplicable a la declaración de independencia”.

En segundo, reprodujo dos frases del memorando fechado el 17 de abril de 2009 que EE UU presentó a dicho tribunal en relación a Kosovo: “las declaraciones de independencia pueden contradecir, y con frecuencia así sucede, las leyes internas; sin embargo, ello no significa que se esté violando el derecho internacional”.

“Nuestros socios occidentales encabezados por EE UU prefieren guiarse en política internacional por el derecho del más fuerte, creen que solo ellos pueden tener la razón. Aquí y allá utilizan la fuerza contra países independientes, hacen aprobar las resoluciones que necesitan de las instituciones internacionales o simplemente las ignoran, como lo hicieron en Yugoslavia”, manifestó Putin, que enumeró también Afganistán, Irán y “la clara violación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia”. Sobre esta última, el líder ruso sostuvo que Naciones Unidas decretó una zona de no vuelo pero Washington se arrogó el derecho a bombardear el país. La resolución 1973 también autorizaba “el uso de todos los medios necesarios para proteger los civiles, excluida la ocupación”.

A Rusia siempre la han engañado, se lamentó Putin. Lo hicieron, por ejemplo, cuando en tiempos de Mijaíl Gorbachov prometieron que la OTAN no se ampliaría hacia el Este.

Putin afirmó que después del golpe de Estado que se dio en Kiev y de la política emprendida por las nuevas autoridades, Rusia “no podía abandonar” a los crimeos, tenía la obligación de ayudarlos; lo contrario, señaló, habría sido “una traición”. Pero, según su punto de vista, no se trata de una anexión ni de una invasión —“¿dónde ha habido una invasión sin enfrentamientos ni víctimas?”, inquirió— y recordó que no había hecho uso de la autorización parlamentaria de enviar al Ejército. Simplemente no era necesario, explicó, pues los soldados rusos ya estaban en la península “de acuerdo con un tratado internacional” y aunque reforzó su presencia ni siquiera llegó al límite de efectivos permitidos por ese tratado, que es de 25.000 uniformados. Para Rusia, de lo que se trata es de una reunificación.

La “política de contención de Rusia, que se aplicaba en el siglo XVIII, y en el XIX, y en el XX continúa hoy. Constantemente intentan arrinconarnos porque tenemos una posición independiente, porque la defendemos, porque llamamos las cosas por su nombre y no recurrimos a la hipocresía. Pero todo tiene su límite. Y en el caso de Ucrania nuestros socios occidentales pasaron la raya, se comportaron de manera grosera, irresponsable y no profesional”, espetó.

“Sabían perfectamente que en Ucrania y en Crimea viven millones de rusos. ¿Hasta qué punto hay que perder la intuición política y el sentido de la medida para no prever todas las consecuencias de sus acciones? Rusia se vio en un punto del que no podría retroceder. Si se aprieta un resorte hasta el fondo, terminará por saltar. Hay que tener siempre en cuenta esto”, advirtió. Ahora lo que se necesita es terminar con las reacciones “histéricas, renunciar a la retórica de la guerra fría y reconocer una cosa evidente: Rusia es un participante activo e independiente en la arena internacional y como otros países posee sus intereses nacionales que hay que tener en cuenta y respetar”.

Finalmente, Putin agradeció la posición de China y la India y pidió apoyo al pueblo de Estados Unidos y a Europa, especialmente a Alemania. Al respecto recordó que Rusia apoyó incondicionalmente la reunificación alemana al final de la era soviética en circunstancias en las que había países teóricamente aliados que no estaban por la labor.

El martes ha sido un día histórico para los rusos no solo porque se han hecho de nuevo con Crimea sino también porque han vuelto a considerarse ciudadanos de una gran potencia, calidad que Rusia había perdido incluso ante ella misma y que ahora cree haber recuperado.

 

2

Rusia y Crimea aceleran el proceso de anexión

Rusia y Crimea aceleran el proceso de anexión

Rusia y Crimea se apresuran a poner en práctica y consolidar los resultados del plebiscito del domingo en el que, según las autoridades de esta península del mar Negro, los crimeos de forma casi unánime expresaron su voluntad de integrarse a Rusia frente a un insignificante número de partidarios de seguir en Ucrania con competencias ampliadas. El Parlamento de la península, en una sesión extraordinaria a puerta cerrada, votó el lunes una declaración de independencia efectiva este mismo día y facultó al primer ministro, Serguéi Axiónov, y al jefe del legislativo, Vladímir Konstantínov, para acudir a Moscú para firmar un tratado bilateral con Rusia en el que se sellará la anexión.

Basándose en el resultado oficial del referéndum, en Moscú el presidente Vladímir Putin promulgó un decreto en el que reconoce a Crimea como un Estado soberano.

El decreto difundido en la página de web del Kremlin es un paso previo a la sesión conjunta extraordinaria de las dos cámaras del legislativo ruso (Duma Estatal y Consejo de la Federación) que se celebrará el martes en presencia de la delegación de Crimea encabezada por Axiónov y Konstantínov. En la sala de San Jorge del Kremlin, Putin tomará la palabra a las tres de la tarde de Moscú (tres horas antes en España) para explicar su ya clara posición sobre Crimea.

De acuerdo con la legalidad internacional, Crimea es una república autónoma de Ucrania y el referéndum del domingo solo es reconocido por Rusia. Resultado de las turbulencias provocadas por el Maidán (las protestas) de Kiev, la consulta fue preparada en el plazo récord de diez días y realizada en un entorno militarizado y mayormente controlado por los uniformados rusos. Los resultados proclamados suscitan serias dudas, incluso entre los convencidos de que la opción rusa (dejando aparte la legalidad ucrania) sería mayoritaria en Crimea si hubiera podido formularse en unas condiciones más sosegadas. La comunidad tártara, que constituye cerca de un 13% de la población, se había pronunciado mayoritariamente por el boicot; los ucranios, que son cerca del 24%, estaban divididos, y unidades militares ucranias bloqueadas por los rusos no pudieron y tampoco quisieron votar. Además, hubo irregularidades patentes tales como la posibilidad de votar con solo acudir a un colegio y solicitar sumarse a la lista de electores.

Por la incorporación a Rusia votaron el 96,77% de los crimeos (1.233.002 personas) y a favor de Ucrania, el 2,51% (31.000 personas), según el presidente de la comisión del referéndum, Mijaíl Mályshev, que informó del resultado oficial al Parlamento. En el referéndum habrían votado el 83,1% del censo (1.274.096 personas) y 9.097 papeletas habrían sido declaradas nulas. La victoria de la opción rusa, sin ser una sorpresa para nadie, provocó una oleada de júbilo entre los rusos de la península, que en las ciudades de Sebastopol y Simferópol salieron a la calle a celebrarlo con banderas, música y efusiones emotivas. En Simferópol motoristas y conductores se pasearon por la ciudad tocando los cláxones y agitando los colores rusos hasta bien entrada la noche. Los canales de televisión locales, combinados con los canales rusos, bombardearon con las imágenes de euforia al tiempo que emitían reportajes destinados a calmar a los tártaros con ejemplos de tártaros residentes en Rusia que gozan de respeto y han hecho carrera. Los canales de televisión ucranios han sido bloqueados y las emisoras de radio ucranias son interferidas.

El lunes, Crimea se adentraba en un nuevo mundo. En Simferópol, militares equipados como para una operación de asalto y sin señas de identificación habían bloqueado las calles que rodean el Parlamento, en cuyo interior los dirigentes secesionistas procedían a formalizar las nuevas realidades. Hasta el domingo, la sede del legislativo había estado vigilado por uniformados heterogéneos y exóticos, que incluían milicianos, cosacos, miembros de la disuelta Berkut (fuerzas de intervención especial ucrania) y un número no determinado de militares rusos. El lunes, la vigilancia corría a cargo de un único y bien equipado comando de operaciones especiales, que registraban a quienes enfilaban las calles cercanas al Parlamento.

Los parlamentarios se dedicaron a desmontar la legalidad ucrania en Crimea para comenzar a construir su propio proyecto. Por la “declaración de independencia” de Crimea votaron 85 diputados (de un total de cien de la cámara). La “República Autónoma de Crimea” fue sustituida por “República de Crimea”. La hora de Kiev (una hora más que en España) será sustituida por la hora de Moscú a partir del 30 de marzo (tres horas de diferencia con España en invierno y dos horas en verano). El Soviet Supremo o Rada de Crimea será el Consejo de Estado o Parlamento. La grivnia será sustituida por el rublo, aunque de forma paulatina y con un plazo de circulación hasta enero de 2016. En una disposición económica, el Parlamento determinó las bases de funcionamiento del sistema de finanzas local. El flamante “Banco de Crimea” asegurará la circulación monetaria y el funcionamiento de sistema financiero y se ocupará de sustituir la grivnia por el rublo. El Ministerio de Finanzas de la república pasa a controlar las delegaciones en Crimea de la Tesorería del Estado, el Ministerio de Impuestos y la Inspección de Finanzas. En 2014, el sistema de pagos de pensiones, sueldos y servicios sociales seguirá funcionando como en Ucrania, pero el Consejo de Ministros ha pedido ayuda financiera a Rusia. A la sesión asistían varios diputados de la Duma Estatal de Rusia y el cónsul de ese país en Simferópol.

En su declaración de independencia, la república de Crimea se dirigió a la ONU y a todos los países del mundo para pedirles que la reconozcan como un Estado independiente, fundado por los pueblos de Crimea. La declaración prevé un estatus especial para la ciudad de Sebastopol, que en la Unión Soviética se sometía directamente a Moscú, y en Ucrania, a Kiev. También se ha abolido la legislación y los símbolos del Estado ucranio. La propiedad estatal de Ucrania en la península pasa a ser propiedad de Crimea.

La declaración pide que Crimea sea incluida en Rusia como sujeto de la federación “con el estatus de república”. La precisión es una novedad para evitar que Crimea se convierta en una simple provincia rusa y asegurarle el rango de territorios como Tatarstán o Daguestán, que en el pasado tenían más derechos que las provincias y regiones, pero que actualmente mantienen solo diferencias simbólicas y ceremoniales con respecto a las otras unidades territoriales de Rusia, que tiene un total de 84.

En relación a los militares ucranios emplazados en Crimea, Konstantínov dijo que no se perseguiría a quien “por sus convicciones no acepta la independencia de Crimea y continúa fiel al Estado ucranio”. “A los militares de las fuerzas armadas de Ucrania se les da la alternativa de hacer su servicio en Crimea, jurando lealtad a la república, o de continuar su servicio fuera de la península, en el marco del ejército ucranio”, señaló, para agregar que este principio se aplicará a los funcionarios estatales y de los cuerpos armados que han jurado lealtad a Ucrania. “Nadie será obligado por la fuerza a prestar juramento”, manifestó Konstantinov, según el cual en el referéndum “no se votó contra Ucrania y los ucranios, “pero si el régimen que ha tomado el poder en Kiev amenaza a la república e intenta chantajearla, los crimeos sabrán defenderse y hay que recordar que detrás de nosotros está Rusia, que no deja abandonados a los suyos”. Según el servicio de prensa del Parlamento, Konstantinov afirmó que se creará un “punto de entrega de los símbolos del estado ucranio” y que “las autoridades de Crimea los tratarán con delicadeza”. Konstantinov dio “garantías” a los propietarios particulares de que podrán conservarlas si “han sido adquiridas de modo legal”. Afirmó que las autoridades de la república “harán todo lo que de ellas depende” para que la incorporación de Crimea a la Federación Rusa no perjudicara a los intereses de nadie y sea “lo más cómoda posible” para todos los crimeos.

En Moscú, fue retirado de la Duma el proyecto de ley destinado a simplificar la incorporación de nuevos territorios a Rusia que había sido presentado por el partido Rusia Justa. La declaración de independencia de Crimea —que teóricamente crea un sujeto legal intermedio entre la pertenencia a Ucrania y la incorporación a Rusia— ha hecho innecesario recurrir a ese proyecto que asustó aún más de lo que están a los vecinos de Rusia por cuanto suponía la posibilidad de que Moscú se anexionara Crimea directamente y sin un sujeto jurídico (aunque sea virtual) intermedio. Los dirigentes rusos, comenzando por Vladímir Putin, están exaltando los ánimos separatistas en el mundo. Sin embargo, en lo que se refiere a su propio territorio actúan con criterios diametralmente opuestos. El próximo 9 de mayo entran en vigor los cambios legales en el código penal que prevén castigos para la propaganda del separatismo. El documento fue presentado en la Duma por los comunistas el pasado diciembre y firmado por el presidente de Rusia el 28 de diciembre de 2013. A tenor de la nueva legislación, las exhortaciones públicas dirigidas contra la “integridad territorial” de la Federación Rusa pueden castigarse con cuantiosas multas, trabajos obligatorios de hasta trescientas horas o privación de libertad de hasta tres años. Si las exhortaciones dirigidas contra la integridad territorial se realizan con ayuda de los medios de comunicación, el castigo puede ser de hasta cinco años de privación de libertad.

La delegación oficial de Crimea se marchó el lunes a Moscú. Uno de los miembros del equipo, que prefirió quedarse en Simferópol, afirmó que hay que estudiar bien las condiciones de lo que se firma. “No habría que perder todo lo bueno que hemos acumulado como parte de Ucrania en estos 23 años desde que la URSS se desintegró”, dijo. En privado, medios diplomáticos occidentales daban por perdida la península, más allá de que este territorio paradisiaco se convierta en un tema global permanente por muchos años en las relaciones entre Rusia y Occidente. Eso, en el mejor de los casos, porque existe aún el peligro de que haya derramamiento de sangre, ya sea por una provocación, ya sea porque alguno de los ucranios asediados en las unidades militares decida plantar cara a los rusos por una cuestión de patriotismo. El derramamiento de sangre pondría en funcionamiento otra lógica en la que ya no sería posible hablar de “hermanos eslavos”.

 

0

Crimea no es (exactamente) Kosovo

Crimea no es (exactamente) Kosovo

El Pais Intternacional“Si Kosovo es un caso especial, entonces Crimea también es un caso especial. Igualmente especial”. Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso, denunció así la semana pasada la que Moscú considera la actitud hipócrita de Occidente. Vladímir Putin también evocó el caso kosovar en la conversación telefónica mantenida el domingo con Barack Obama. Las potencias occidentales rechazan las equiparaciones y alegan diferencias sustanciales entre ambos episodios. ¿Quién tiene razón?

El asunto es complejo. En una primera aproximación, es fácil encontrar tanto similitudes como diferencias. Pero cada uno de esos elementos es susceptible de interpretaciones, en una equiparación que además se juega en varios planos: legal; político; moral.

Por un lado, ambos territorios eran provincias de un Estado del que decidieron unilateralmente separarse; en ambos casos la legalidad del procedimiento de separación es al menos discutible; ambos territorios cuentan con una mayoría étnica distinta de la dominante en el país al que pertenecían; en ambos hubo una intervención militar extranjera sin autorización de la ONU; ambos sufrieron un marcado deterioro del grado de autonomía que el Estado les había sido reconocido en épocas anteriores.

Por el otro, la operación militar serbia en Kosovo, que la mayoría de los historiadores no duda en calificar de limpieza étnica, representa una clara diferencia, ya que la población rusa en Crimea no ha sufrido ninguna agresión por parte de la autoridad central. (Occidente sostiene que esa violencia justificó la excepción al principio de integridad territorial). Además, Kosovo fue administrado por la ONU durante casi 9 años antes de la secesión.

A continuación, la opinión de algunos expertos ilustra la complejidad de los argumentos y esboza algunos elementos útiles para extraer conclusiones.

David L. Phillips, director del programa sobre Paz y Derechos de la Universidad de Columbia y autor de un libro sobre Kosovo, sostiene en conversación telefónica desde EE UU que la equiparación no tiene ninguna base. Phillips cree que las atrocidades cometidas por las fuerzas serbias en Kosovo borraron la legitimidad y la autoridad moral de Belgrado para gobernar ese territorio.

El experto cree que, a diferencia de la secesión de Crimea, la de Kosovo es legal. “La constitución yugoslava de 1974 otorgaba a Kosovo [entonces provincia de Serbia] un derecho a la secesión igual que el que ostentaban las repúblicas de la federación”, dice. Además, considera, “la disolución de Yugoslavia y la separación de Montenegro de Serbia liberaron a Kosovo de sus obligaciones legales con Belgrado”; por último, “la resolución 1244 de la ONU [que diseñó la administración de Kosovo después de la intervención de la OTAN] preveía que el pueblo kosovar fuera consultado acerca del estatus de su territorio”.

El dictamen pronunciado en 2010 por el Tribunal Internacional de Justicia sobre el caso kosovar, sin embargo, utilizó un lenguaje ambiguo. La corte consideró que “la declaración de independencia kosovar no es ilegal”. La corte no dijo explícitamente que la independencia es legal.

Ignacio Molina, investigador principal del Real Instituto Elcano, también cree que hay diferencias sustanciales entre Crimea y Kosovo, pero admite que pueden extrapolarse similitudes desde el punto de vista legal. Según Molina, ambos casos se hallan en una suerte de limbo jurídico de alegalidad. Ambas secesiones son contrarias al derecho del país de referencia; a falta de una condena del Consejo de Seguridad de la ONU, ninguna de las dos es abiertamente ilegal en el plano del derecho internacional; pero tampoco son claramente legales, como podría ser la autodeterminación de un pueblo colonizado. Pero, en conversación telefónica, Molina subraya que hay datos que marcan diferencias: la agresión de Belgrado; el estatus kosovar, desde 1999 bajo mandato internacional; la desaparición del Estado matriz; la no integración con el Estado de referencia, Albania.

Antonio Remiro, catedrático de Derecho Internacional de la Universidad Autónoma de Madrid, sí cree en cambio que los rusos tienen argumentos válidos para rechazar las críticas occidentales. “Occidente cosecha lo que ha sembrado”, comenta. “Preparó y perpetró una independencia de Kosovo que es ilegal. Por supuesto la violencia constituye una diferencia entre ambos casos. Pero la agresión ocurrió casi una década antes de la declaración de independencia, que se pronunció cuando el territorio kosovar se hallaba seguro bajo el mandato de la ONU, y cuando ya había otros gobernantes en Belgrado. Occidente no se puede permitir reproches a Putin”, concluye.

Jos Boonstra, investigador del think tank FRIDE, se decanta por marcar las diferencias entre los dos casos, y destaca el gran esfuerzo internacional acometido a lo largo de años para intentar una convivencia común de Kosovo y Serbia. Desde su punto de vista, la secesión fue el final de un proceso en el que quedó evidente que esa convivencia ya no era posible, y no es correcto compararlo con la secesión de Crimea, “consumada en pocos días”.

Las autoridades occidentales han definido el referéndum de Crimea como “ilegal e ilegítimo”. Según un interesante comentario escrito por el profesor de Harvard Jack Goldsmith, la referencia pretende subrayar que Kosovo pudo ser ilegal, pero que tenía una legitimidad moral que el caso de Crimea no tiene.

 

1

Putin esgrime el precedente de Kosovo al conversar con Obama

Putin esgrime el precedente de Kosovo al conversar con Obama

Putin esgrime el precedente de Kosovo al conversar con ObamaDesde que el Parlamento prorruso de la región ucrania de Crimea anunciara la convocatoria de un referéndum secesionista, Estados Unidos, a través de su presidente y de otros miembros de la Administración, ha dejado claro que no reconocerá su resultado por ser contrario a la legislación internacional y a la Constitución de Crimea. El presidente ruso, Vladímir Putin, insistió este domingo por la noche por teléfono a su homólogo norteamericano, Barack Obama, que la consulta es legal, y le recordó el caso de Kosovo, en 2008, como precedente, según un comunicado emitido por el Kremlin. “Putin llamó la atención sobre la incapacidad de las actuales autoridades de Kiev para acabar con los desmanes de los grupos ultranacionalistas y radicales que están desestabilizando la situación y aterrorizando a ciudadanos pacíficos, entre ellos la población rusohablante y nuestros compatriotas”, añadió la nota.

Horas antes, el secretario de Estado, John Kerry, volvió a reiterar la misma postura de EEUU a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, por teléfono, así como la petición de que Moscú retire sus tropas de Crimea, según fuentes del Departamento de Estado.

Ambos estuvieron tratando, sin éxito, de distender la tensión sobre Ucrania el viernes en Londres durante una reunión de seis horas en la que el jefe de la diplomacia norteamericana advirtió de que la adopción de sanciones por Washington sería inminente si Rusia no deponía su actitud o daba pasos hacia la anexión de la península ucrania.

“Vamos a poner la mayor presión posible para tratar de que Rusia adopte la decisión correcta”, señaló a un programa de televisión Dan Pfeiffer, uno de los principales asesores del presidente Barack Obama. La Casa Blanca ha estado trabajando esta semana en un listado de altos funcionarios rusos y ucranios a los que imponer prohibiciones de visados. La Administración estadounidense se está coordinando también con sus socios de la Unión Europea en la selección de aquellos particulares que hayan participado en la evasión ilegal de fondos y en la invasión de Crimea a los que imponer, además, otras sanciones como la congelación de sus activos o la prohibición de hacer negocios en EE UU y Europa. Kerry aseguró esta semana que, si se celebraba el referéndum, la primera concreción de esas medidas se conocería hoy mismo.

Si, como parece, el Kremlin insiste en reconocer el resultado de la consulta y en favorecer la incorporación del territorio de Crimea a la Federación Rusa, las sanciones por parte de Occidente irían mucho más allá alcanzando, de acuerdo con los analistas, a bancos y otros sectores financieros rusos, además de la exclusión de ese país de otros encuentros internacionales, lo que se añadiría al boicot de la cumbre del G-8 del próximo mes de junio en Sochi, confirmado por el resto de países miembros. “Ellos saben que sus acciones van a tener costes. Cuanto más aumenten la tensión, más duros, más importantes van a ser”, advirtió Pfeiffer.

Mientras la Casa Blanca se prepara para imponer sus propias sanciones, en el Capitolio republicanos y demócratas también trabajan en leyes que contemplan más medidas de castigo y que, esperan, se apliquen en coordinación con Europa. “Si Rusia acepta anexionarse Crimea, estamos dispuestos a adoptar sanciones muy duras”, ha advertido el jefe del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, el demócrata Bob Menéndez. La colaboración con Bruselas es esencial para que el aislamiento al que se pretende someter a Moscú tenga éxito, toda vez que la relación comercial entre EE UU y Rusia es paupérrima. El año pasado el intercambio alcanzó los 40.000 millones de dólares, el 1% del total de exportaciones estadounidenses.

Varios halcones republicanos, sin embargo, ya se han manifestado a favor de la adopción de medidas más contundentes, que pasan incluso por la asistencia militar a Ucrania, tal y como ha propuesto John McCain, que acaba de visitar el país junto con un grupo de otros siete senadores. Muchos atribuyen a la “indecisión y la debilidad” que ha mostrado Obama en otras crisis internacionales la actitud desafiante de Putin. “No hay duda de que esta Administración ha fomentado un aire de permisividad”, reconoció ayer Bob Corke, el máximo representante republicano en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara alta.

El Gobierno en funciones de Ucrania ha solicitado a EE UU ayuda militar, incluido armamento y asistencia en materia de inteligencia, pero, de momento, el Pentágono no ha autorizado ningún envío para evitar un incremento de la tensión.

De momento, la Administración de Obama sigue apostando por la vía diplomática para resolver el conflicto. Así se lo reiteró Kerry a Lavrov ayer. “Esta crisis solo puede resolverse políticamente”, le recalcó. La Casa Blanca anunció el viernes que el vicepresidente Joe Biden viajará esta semana a Polonia y Lituania para abordar la crisis con los países vecinos.

 

Página 12 de 329« Primera...1011121314...203040...Última »