2

Putin firma la anexión de Crimea a Rusia

Putin firma la anexión de Crimea a Rusia

Putin firma la anexión de Crimea a RusiaTodo fue fulminante: nada más terminar de hablar ante la élite política rusa —miembros de ambas cámaras del Parlamento y jefes de las regiones del país—, el presidente Vladímir Putin y la delegación crimea, compuesta por los dirigentes de la península, procedieron a firmar el tratado internacional por el cual Crimea y Sebastópol pasan a formar parte de la Federación Rusa. La anexión queda ahora pendiente solo de la aprobación del Parlamento ruso y el visto bueno del Constitucional, tramites que nadie duda se cumplirán sin problemas.

En el discurso pronunciado en la Sala de San Jorge del Kremlin antes de la firma, Putin había asegurado que Crimea es “tierra santa rusa” y opinado que, en Ucrania, Estados Unidos y sus socios occidentales se pasaron de la raya. “Todo tiene un límite” y Washington “lo traspasó” en el país vecino, señaló, acusándolo de estar acostumbrado a actuar según la ley del más fuerte.

Putin recordó que precisamente en Crimea el príncipe Vladimiro fue bautizado, comenzando así la cristianización de Rusia, y que en la península los rusos escribieron páginas heroicas de su historia. Se refirió asimismo al traspaso a Ucrania de provincias del sur de Rusia después de la revolución bolchevique, a lo que siguió la entrega de Crimea, que se hizo en 1954 sin consultar al pueblo. Ese “robo a Rusia” se hizo sin siquiera cumplir con las formalidades legales que exigía la Constitución de la época. Verdad es que, reconoció, en aquellos tiempos se trataba de un acto prácticamente formal, porque se realizaba en el interior de un gran país y nadie se podía imaginar que algún día Rusia y Ucrania se separarían.

El líder ruso defendió la legalidad del referéndum celebrado en Crimea el domingo pasado e insistió en que la consulta se hizo en concordancia con el derecho internacional. Al respecto, citó textualmente documentos de la ONU y de EE UU relativos a Kosovo e insistió en el paralelismo de la situación de Crimea y la de ese territorio, que entonces era una provincia de Serbia.

En particular, citó en primer término un dictamen del Tribunal Internacional de Justicia de la ONU del 22 de julio de 2010 sobre el caso kosovar, en el que se afirma que “de la práctica del Consejo de Seguridad no se desprende ninguna prohibición general a la declaración unilateral de independencia” y que “el derecho internacional no contiene ninguna prohibición aplicable a la declaración de independencia”.

En segundo, reprodujo dos frases del memorando fechado el 17 de abril de 2009 que EE UU presentó a dicho tribunal en relación a Kosovo: “las declaraciones de independencia pueden contradecir, y con frecuencia así sucede, las leyes internas; sin embargo, ello no significa que se esté violando el derecho internacional”.

“Nuestros socios occidentales encabezados por EE UU prefieren guiarse en política internacional por el derecho del más fuerte, creen que solo ellos pueden tener la razón. Aquí y allá utilizan la fuerza contra países independientes, hacen aprobar las resoluciones que necesitan de las instituciones internacionales o simplemente las ignoran, como lo hicieron en Yugoslavia”, manifestó Putin, que enumeró también Afganistán, Irán y “la clara violación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia”. Sobre esta última, el líder ruso sostuvo que Naciones Unidas decretó una zona de no vuelo pero Washington se arrogó el derecho a bombardear el país. La resolución 1973 también autorizaba “el uso de todos los medios necesarios para proteger los civiles, excluida la ocupación”.

A Rusia siempre la han engañado, se lamentó Putin. Lo hicieron, por ejemplo, cuando en tiempos de Mijaíl Gorbachov prometieron que la OTAN no se ampliaría hacia el Este.

Putin afirmó que después del golpe de Estado que se dio en Kiev y de la política emprendida por las nuevas autoridades, Rusia “no podía abandonar” a los crimeos, tenía la obligación de ayudarlos; lo contrario, señaló, habría sido “una traición”. Pero, según su punto de vista, no se trata de una anexión ni de una invasión —“¿dónde ha habido una invasión sin enfrentamientos ni víctimas?”, inquirió— y recordó que no había hecho uso de la autorización parlamentaria de enviar al Ejército. Simplemente no era necesario, explicó, pues los soldados rusos ya estaban en la península “de acuerdo con un tratado internacional” y aunque reforzó su presencia ni siquiera llegó al límite de efectivos permitidos por ese tratado, que es de 25.000 uniformados. Para Rusia, de lo que se trata es de una reunificación.

La “política de contención de Rusia, que se aplicaba en el siglo XVIII, y en el XIX, y en el XX continúa hoy. Constantemente intentan arrinconarnos porque tenemos una posición independiente, porque la defendemos, porque llamamos las cosas por su nombre y no recurrimos a la hipocresía. Pero todo tiene su límite. Y en el caso de Ucrania nuestros socios occidentales pasaron la raya, se comportaron de manera grosera, irresponsable y no profesional”, espetó.

“Sabían perfectamente que en Ucrania y en Crimea viven millones de rusos. ¿Hasta qué punto hay que perder la intuición política y el sentido de la medida para no prever todas las consecuencias de sus acciones? Rusia se vio en un punto del que no podría retroceder. Si se aprieta un resorte hasta el fondo, terminará por saltar. Hay que tener siempre en cuenta esto”, advirtió. Ahora lo que se necesita es terminar con las reacciones “histéricas, renunciar a la retórica de la guerra fría y reconocer una cosa evidente: Rusia es un participante activo e independiente en la arena internacional y como otros países posee sus intereses nacionales que hay que tener en cuenta y respetar”.

Finalmente, Putin agradeció la posición de China y la India y pidió apoyo al pueblo de Estados Unidos y a Europa, especialmente a Alemania. Al respecto recordó que Rusia apoyó incondicionalmente la reunificación alemana al final de la era soviética en circunstancias en las que había países teóricamente aliados que no estaban por la labor.

El martes ha sido un día histórico para los rusos no solo porque se han hecho de nuevo con Crimea sino también porque han vuelto a considerarse ciudadanos de una gran potencia, calidad que Rusia había perdido incluso ante ella misma y que ahora cree haber recuperado.

 

2

Rusia y Crimea aceleran el proceso de anexión

Rusia y Crimea aceleran el proceso de anexión

Rusia y Crimea se apresuran a poner en práctica y consolidar los resultados del plebiscito del domingo en el que, según las autoridades de esta península del mar Negro, los crimeos de forma casi unánime expresaron su voluntad de integrarse a Rusia frente a un insignificante número de partidarios de seguir en Ucrania con competencias ampliadas. El Parlamento de la península, en una sesión extraordinaria a puerta cerrada, votó el lunes una declaración de independencia efectiva este mismo día y facultó al primer ministro, Serguéi Axiónov, y al jefe del legislativo, Vladímir Konstantínov, para acudir a Moscú para firmar un tratado bilateral con Rusia en el que se sellará la anexión.

Basándose en el resultado oficial del referéndum, en Moscú el presidente Vladímir Putin promulgó un decreto en el que reconoce a Crimea como un Estado soberano.

El decreto difundido en la página de web del Kremlin es un paso previo a la sesión conjunta extraordinaria de las dos cámaras del legislativo ruso (Duma Estatal y Consejo de la Federación) que se celebrará el martes en presencia de la delegación de Crimea encabezada por Axiónov y Konstantínov. En la sala de San Jorge del Kremlin, Putin tomará la palabra a las tres de la tarde de Moscú (tres horas antes en España) para explicar su ya clara posición sobre Crimea.

De acuerdo con la legalidad internacional, Crimea es una república autónoma de Ucrania y el referéndum del domingo solo es reconocido por Rusia. Resultado de las turbulencias provocadas por el Maidán (las protestas) de Kiev, la consulta fue preparada en el plazo récord de diez días y realizada en un entorno militarizado y mayormente controlado por los uniformados rusos. Los resultados proclamados suscitan serias dudas, incluso entre los convencidos de que la opción rusa (dejando aparte la legalidad ucrania) sería mayoritaria en Crimea si hubiera podido formularse en unas condiciones más sosegadas. La comunidad tártara, que constituye cerca de un 13% de la población, se había pronunciado mayoritariamente por el boicot; los ucranios, que son cerca del 24%, estaban divididos, y unidades militares ucranias bloqueadas por los rusos no pudieron y tampoco quisieron votar. Además, hubo irregularidades patentes tales como la posibilidad de votar con solo acudir a un colegio y solicitar sumarse a la lista de electores.

Por la incorporación a Rusia votaron el 96,77% de los crimeos (1.233.002 personas) y a favor de Ucrania, el 2,51% (31.000 personas), según el presidente de la comisión del referéndum, Mijaíl Mályshev, que informó del resultado oficial al Parlamento. En el referéndum habrían votado el 83,1% del censo (1.274.096 personas) y 9.097 papeletas habrían sido declaradas nulas. La victoria de la opción rusa, sin ser una sorpresa para nadie, provocó una oleada de júbilo entre los rusos de la península, que en las ciudades de Sebastopol y Simferópol salieron a la calle a celebrarlo con banderas, música y efusiones emotivas. En Simferópol motoristas y conductores se pasearon por la ciudad tocando los cláxones y agitando los colores rusos hasta bien entrada la noche. Los canales de televisión locales, combinados con los canales rusos, bombardearon con las imágenes de euforia al tiempo que emitían reportajes destinados a calmar a los tártaros con ejemplos de tártaros residentes en Rusia que gozan de respeto y han hecho carrera. Los canales de televisión ucranios han sido bloqueados y las emisoras de radio ucranias son interferidas.

El lunes, Crimea se adentraba en un nuevo mundo. En Simferópol, militares equipados como para una operación de asalto y sin señas de identificación habían bloqueado las calles que rodean el Parlamento, en cuyo interior los dirigentes secesionistas procedían a formalizar las nuevas realidades. Hasta el domingo, la sede del legislativo había estado vigilado por uniformados heterogéneos y exóticos, que incluían milicianos, cosacos, miembros de la disuelta Berkut (fuerzas de intervención especial ucrania) y un número no determinado de militares rusos. El lunes, la vigilancia corría a cargo de un único y bien equipado comando de operaciones especiales, que registraban a quienes enfilaban las calles cercanas al Parlamento.

Los parlamentarios se dedicaron a desmontar la legalidad ucrania en Crimea para comenzar a construir su propio proyecto. Por la “declaración de independencia” de Crimea votaron 85 diputados (de un total de cien de la cámara). La “República Autónoma de Crimea” fue sustituida por “República de Crimea”. La hora de Kiev (una hora más que en España) será sustituida por la hora de Moscú a partir del 30 de marzo (tres horas de diferencia con España en invierno y dos horas en verano). El Soviet Supremo o Rada de Crimea será el Consejo de Estado o Parlamento. La grivnia será sustituida por el rublo, aunque de forma paulatina y con un plazo de circulación hasta enero de 2016. En una disposición económica, el Parlamento determinó las bases de funcionamiento del sistema de finanzas local. El flamante “Banco de Crimea” asegurará la circulación monetaria y el funcionamiento de sistema financiero y se ocupará de sustituir la grivnia por el rublo. El Ministerio de Finanzas de la república pasa a controlar las delegaciones en Crimea de la Tesorería del Estado, el Ministerio de Impuestos y la Inspección de Finanzas. En 2014, el sistema de pagos de pensiones, sueldos y servicios sociales seguirá funcionando como en Ucrania, pero el Consejo de Ministros ha pedido ayuda financiera a Rusia. A la sesión asistían varios diputados de la Duma Estatal de Rusia y el cónsul de ese país en Simferópol.

En su declaración de independencia, la república de Crimea se dirigió a la ONU y a todos los países del mundo para pedirles que la reconozcan como un Estado independiente, fundado por los pueblos de Crimea. La declaración prevé un estatus especial para la ciudad de Sebastopol, que en la Unión Soviética se sometía directamente a Moscú, y en Ucrania, a Kiev. También se ha abolido la legislación y los símbolos del Estado ucranio. La propiedad estatal de Ucrania en la península pasa a ser propiedad de Crimea.

La declaración pide que Crimea sea incluida en Rusia como sujeto de la federación “con el estatus de república”. La precisión es una novedad para evitar que Crimea se convierta en una simple provincia rusa y asegurarle el rango de territorios como Tatarstán o Daguestán, que en el pasado tenían más derechos que las provincias y regiones, pero que actualmente mantienen solo diferencias simbólicas y ceremoniales con respecto a las otras unidades territoriales de Rusia, que tiene un total de 84.

En relación a los militares ucranios emplazados en Crimea, Konstantínov dijo que no se perseguiría a quien “por sus convicciones no acepta la independencia de Crimea y continúa fiel al Estado ucranio”. “A los militares de las fuerzas armadas de Ucrania se les da la alternativa de hacer su servicio en Crimea, jurando lealtad a la república, o de continuar su servicio fuera de la península, en el marco del ejército ucranio”, señaló, para agregar que este principio se aplicará a los funcionarios estatales y de los cuerpos armados que han jurado lealtad a Ucrania. “Nadie será obligado por la fuerza a prestar juramento”, manifestó Konstantinov, según el cual en el referéndum “no se votó contra Ucrania y los ucranios, “pero si el régimen que ha tomado el poder en Kiev amenaza a la república e intenta chantajearla, los crimeos sabrán defenderse y hay que recordar que detrás de nosotros está Rusia, que no deja abandonados a los suyos”. Según el servicio de prensa del Parlamento, Konstantinov afirmó que se creará un “punto de entrega de los símbolos del estado ucranio” y que “las autoridades de Crimea los tratarán con delicadeza”. Konstantinov dio “garantías” a los propietarios particulares de que podrán conservarlas si “han sido adquiridas de modo legal”. Afirmó que las autoridades de la república “harán todo lo que de ellas depende” para que la incorporación de Crimea a la Federación Rusa no perjudicara a los intereses de nadie y sea “lo más cómoda posible” para todos los crimeos.

En Moscú, fue retirado de la Duma el proyecto de ley destinado a simplificar la incorporación de nuevos territorios a Rusia que había sido presentado por el partido Rusia Justa. La declaración de independencia de Crimea —que teóricamente crea un sujeto legal intermedio entre la pertenencia a Ucrania y la incorporación a Rusia— ha hecho innecesario recurrir a ese proyecto que asustó aún más de lo que están a los vecinos de Rusia por cuanto suponía la posibilidad de que Moscú se anexionara Crimea directamente y sin un sujeto jurídico (aunque sea virtual) intermedio. Los dirigentes rusos, comenzando por Vladímir Putin, están exaltando los ánimos separatistas en el mundo. Sin embargo, en lo que se refiere a su propio territorio actúan con criterios diametralmente opuestos. El próximo 9 de mayo entran en vigor los cambios legales en el código penal que prevén castigos para la propaganda del separatismo. El documento fue presentado en la Duma por los comunistas el pasado diciembre y firmado por el presidente de Rusia el 28 de diciembre de 2013. A tenor de la nueva legislación, las exhortaciones públicas dirigidas contra la “integridad territorial” de la Federación Rusa pueden castigarse con cuantiosas multas, trabajos obligatorios de hasta trescientas horas o privación de libertad de hasta tres años. Si las exhortaciones dirigidas contra la integridad territorial se realizan con ayuda de los medios de comunicación, el castigo puede ser de hasta cinco años de privación de libertad.

La delegación oficial de Crimea se marchó el lunes a Moscú. Uno de los miembros del equipo, que prefirió quedarse en Simferópol, afirmó que hay que estudiar bien las condiciones de lo que se firma. “No habría que perder todo lo bueno que hemos acumulado como parte de Ucrania en estos 23 años desde que la URSS se desintegró”, dijo. En privado, medios diplomáticos occidentales daban por perdida la península, más allá de que este territorio paradisiaco se convierta en un tema global permanente por muchos años en las relaciones entre Rusia y Occidente. Eso, en el mejor de los casos, porque existe aún el peligro de que haya derramamiento de sangre, ya sea por una provocación, ya sea porque alguno de los ucranios asediados en las unidades militares decida plantar cara a los rusos por una cuestión de patriotismo. El derramamiento de sangre pondría en funcionamiento otra lógica en la que ya no sería posible hablar de “hermanos eslavos”.

 

0

Crimea no es (exactamente) Kosovo

Crimea no es (exactamente) Kosovo

El Pais Intternacional“Si Kosovo es un caso especial, entonces Crimea también es un caso especial. Igualmente especial”. Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso, denunció así la semana pasada la que Moscú considera la actitud hipócrita de Occidente. Vladímir Putin también evocó el caso kosovar en la conversación telefónica mantenida el domingo con Barack Obama. Las potencias occidentales rechazan las equiparaciones y alegan diferencias sustanciales entre ambos episodios. ¿Quién tiene razón?

El asunto es complejo. En una primera aproximación, es fácil encontrar tanto similitudes como diferencias. Pero cada uno de esos elementos es susceptible de interpretaciones, en una equiparación que además se juega en varios planos: legal; político; moral.

Por un lado, ambos territorios eran provincias de un Estado del que decidieron unilateralmente separarse; en ambos casos la legalidad del procedimiento de separación es al menos discutible; ambos territorios cuentan con una mayoría étnica distinta de la dominante en el país al que pertenecían; en ambos hubo una intervención militar extranjera sin autorización de la ONU; ambos sufrieron un marcado deterioro del grado de autonomía que el Estado les había sido reconocido en épocas anteriores.

Por el otro, la operación militar serbia en Kosovo, que la mayoría de los historiadores no duda en calificar de limpieza étnica, representa una clara diferencia, ya que la población rusa en Crimea no ha sufrido ninguna agresión por parte de la autoridad central. (Occidente sostiene que esa violencia justificó la excepción al principio de integridad territorial). Además, Kosovo fue administrado por la ONU durante casi 9 años antes de la secesión.

A continuación, la opinión de algunos expertos ilustra la complejidad de los argumentos y esboza algunos elementos útiles para extraer conclusiones.

David L. Phillips, director del programa sobre Paz y Derechos de la Universidad de Columbia y autor de un libro sobre Kosovo, sostiene en conversación telefónica desde EE UU que la equiparación no tiene ninguna base. Phillips cree que las atrocidades cometidas por las fuerzas serbias en Kosovo borraron la legitimidad y la autoridad moral de Belgrado para gobernar ese territorio.

El experto cree que, a diferencia de la secesión de Crimea, la de Kosovo es legal. “La constitución yugoslava de 1974 otorgaba a Kosovo [entonces provincia de Serbia] un derecho a la secesión igual que el que ostentaban las repúblicas de la federación”, dice. Además, considera, “la disolución de Yugoslavia y la separación de Montenegro de Serbia liberaron a Kosovo de sus obligaciones legales con Belgrado”; por último, “la resolución 1244 de la ONU [que diseñó la administración de Kosovo después de la intervención de la OTAN] preveía que el pueblo kosovar fuera consultado acerca del estatus de su territorio”.

El dictamen pronunciado en 2010 por el Tribunal Internacional de Justicia sobre el caso kosovar, sin embargo, utilizó un lenguaje ambiguo. La corte consideró que “la declaración de independencia kosovar no es ilegal”. La corte no dijo explícitamente que la independencia es legal.

Ignacio Molina, investigador principal del Real Instituto Elcano, también cree que hay diferencias sustanciales entre Crimea y Kosovo, pero admite que pueden extrapolarse similitudes desde el punto de vista legal. Según Molina, ambos casos se hallan en una suerte de limbo jurídico de alegalidad. Ambas secesiones son contrarias al derecho del país de referencia; a falta de una condena del Consejo de Seguridad de la ONU, ninguna de las dos es abiertamente ilegal en el plano del derecho internacional; pero tampoco son claramente legales, como podría ser la autodeterminación de un pueblo colonizado. Pero, en conversación telefónica, Molina subraya que hay datos que marcan diferencias: la agresión de Belgrado; el estatus kosovar, desde 1999 bajo mandato internacional; la desaparición del Estado matriz; la no integración con el Estado de referencia, Albania.

Antonio Remiro, catedrático de Derecho Internacional de la Universidad Autónoma de Madrid, sí cree en cambio que los rusos tienen argumentos válidos para rechazar las críticas occidentales. “Occidente cosecha lo que ha sembrado”, comenta. “Preparó y perpetró una independencia de Kosovo que es ilegal. Por supuesto la violencia constituye una diferencia entre ambos casos. Pero la agresión ocurrió casi una década antes de la declaración de independencia, que se pronunció cuando el territorio kosovar se hallaba seguro bajo el mandato de la ONU, y cuando ya había otros gobernantes en Belgrado. Occidente no se puede permitir reproches a Putin”, concluye.

Jos Boonstra, investigador del think tank FRIDE, se decanta por marcar las diferencias entre los dos casos, y destaca el gran esfuerzo internacional acometido a lo largo de años para intentar una convivencia común de Kosovo y Serbia. Desde su punto de vista, la secesión fue el final de un proceso en el que quedó evidente que esa convivencia ya no era posible, y no es correcto compararlo con la secesión de Crimea, “consumada en pocos días”.

Las autoridades occidentales han definido el referéndum de Crimea como “ilegal e ilegítimo”. Según un interesante comentario escrito por el profesor de Harvard Jack Goldsmith, la referencia pretende subrayar que Kosovo pudo ser ilegal, pero que tenía una legitimidad moral que el caso de Crimea no tiene.

 

1

Putin esgrime el precedente de Kosovo al conversar con Obama

Putin esgrime el precedente de Kosovo al conversar con Obama

Putin esgrime el precedente de Kosovo al conversar con ObamaDesde que el Parlamento prorruso de la región ucrania de Crimea anunciara la convocatoria de un referéndum secesionista, Estados Unidos, a través de su presidente y de otros miembros de la Administración, ha dejado claro que no reconocerá su resultado por ser contrario a la legislación internacional y a la Constitución de Crimea. El presidente ruso, Vladímir Putin, insistió este domingo por la noche por teléfono a su homólogo norteamericano, Barack Obama, que la consulta es legal, y le recordó el caso de Kosovo, en 2008, como precedente, según un comunicado emitido por el Kremlin. “Putin llamó la atención sobre la incapacidad de las actuales autoridades de Kiev para acabar con los desmanes de los grupos ultranacionalistas y radicales que están desestabilizando la situación y aterrorizando a ciudadanos pacíficos, entre ellos la población rusohablante y nuestros compatriotas”, añadió la nota.

Horas antes, el secretario de Estado, John Kerry, volvió a reiterar la misma postura de EEUU a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, por teléfono, así como la petición de que Moscú retire sus tropas de Crimea, según fuentes del Departamento de Estado.

Ambos estuvieron tratando, sin éxito, de distender la tensión sobre Ucrania el viernes en Londres durante una reunión de seis horas en la que el jefe de la diplomacia norteamericana advirtió de que la adopción de sanciones por Washington sería inminente si Rusia no deponía su actitud o daba pasos hacia la anexión de la península ucrania.

“Vamos a poner la mayor presión posible para tratar de que Rusia adopte la decisión correcta”, señaló a un programa de televisión Dan Pfeiffer, uno de los principales asesores del presidente Barack Obama. La Casa Blanca ha estado trabajando esta semana en un listado de altos funcionarios rusos y ucranios a los que imponer prohibiciones de visados. La Administración estadounidense se está coordinando también con sus socios de la Unión Europea en la selección de aquellos particulares que hayan participado en la evasión ilegal de fondos y en la invasión de Crimea a los que imponer, además, otras sanciones como la congelación de sus activos o la prohibición de hacer negocios en EE UU y Europa. Kerry aseguró esta semana que, si se celebraba el referéndum, la primera concreción de esas medidas se conocería hoy mismo.

Si, como parece, el Kremlin insiste en reconocer el resultado de la consulta y en favorecer la incorporación del territorio de Crimea a la Federación Rusa, las sanciones por parte de Occidente irían mucho más allá alcanzando, de acuerdo con los analistas, a bancos y otros sectores financieros rusos, además de la exclusión de ese país de otros encuentros internacionales, lo que se añadiría al boicot de la cumbre del G-8 del próximo mes de junio en Sochi, confirmado por el resto de países miembros. “Ellos saben que sus acciones van a tener costes. Cuanto más aumenten la tensión, más duros, más importantes van a ser”, advirtió Pfeiffer.

Mientras la Casa Blanca se prepara para imponer sus propias sanciones, en el Capitolio republicanos y demócratas también trabajan en leyes que contemplan más medidas de castigo y que, esperan, se apliquen en coordinación con Europa. “Si Rusia acepta anexionarse Crimea, estamos dispuestos a adoptar sanciones muy duras”, ha advertido el jefe del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, el demócrata Bob Menéndez. La colaboración con Bruselas es esencial para que el aislamiento al que se pretende someter a Moscú tenga éxito, toda vez que la relación comercial entre EE UU y Rusia es paupérrima. El año pasado el intercambio alcanzó los 40.000 millones de dólares, el 1% del total de exportaciones estadounidenses.

Varios halcones republicanos, sin embargo, ya se han manifestado a favor de la adopción de medidas más contundentes, que pasan incluso por la asistencia militar a Ucrania, tal y como ha propuesto John McCain, que acaba de visitar el país junto con un grupo de otros siete senadores. Muchos atribuyen a la “indecisión y la debilidad” que ha mostrado Obama en otras crisis internacionales la actitud desafiante de Putin. “No hay duda de que esta Administración ha fomentado un aire de permisividad”, reconoció ayer Bob Corke, el máximo representante republicano en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara alta.

El Gobierno en funciones de Ucrania ha solicitado a EE UU ayuda militar, incluido armamento y asistencia en materia de inteligencia, pero, de momento, el Pentágono no ha autorizado ningún envío para evitar un incremento de la tensión.

De momento, la Administración de Obama sigue apostando por la vía diplomática para resolver el conflicto. Así se lo reiteró Kerry a Lavrov ayer. “Esta crisis solo puede resolverse políticamente”, le recalcó. La Casa Blanca anunció el viernes que el vicepresidente Joe Biden viajará esta semana a Polonia y Lituania para abordar la crisis con los países vecinos.

 

1

El 95,5% de los crimeos respalda la incorporación a la Federación Rusa

El 95,5% de los crimeos respalda la incorporación a la Federación Rusa

El 95,5% de los crimeos respalda la incorporación a la Federación RusaEl 95,5% de los votantes en el referéndum secesionista convocado por la república autónoma de Crimea (Ucrania) se han pronunciado este domingo, con el 50% escrutado, por la incorporación de este territorio a Rusia, y un 3,5% por continuar siendo parte de Ucrania pero con más competencias que en la actualidad, según ha informado la Comisión Electoral de este territorio situado a orillas del mar Negro. Crimea está siendo el epicentro de una de las mayores crisis internacionales desde la desintegración de la URSS en 1991.

Según la televisión oficial de Crimea, que emite conjuntamente con el canal de televisión rusa Rossia 24, la participación en el referéndum superó el 89,5% en Sebastopol, la ciudad sede de la flota del mar Negro rusa; en la capital, Simferópol, fue del 88,5% y llegó al 82,7% en el resto de la península. El canal reiteraba que el 40% de los tártaros, la comunidad más reacia al referéndum, habían votado. Todos estos datos son imposibles de verificar, porque el número de observadores se limitaba a varias decenas de personas complacientes que no veían nada anormal en la consulta. Además, los ciudadanos no incluidos en las listas podían votar en si rellenaban una solicitud en el mismo colegio electoral.

Dos eran las preguntas sometidas a votación a un censo electoral de algo más 1,5 millones de personas. En la primera se preguntaba sobre la incorporación a Rusia en calidad de provincia y en la segunda, sobre la permanencia en Ucrania sobre la base de la Constitución local de 1992. Según el censo de Crimea, un 58,3% de los habitantes de la península son rusos, el 24,3% son ucranianos y el 12,5 % son tártaros.

El pasado 6 de marzo, el Soviet Supremo de Crimea (Parlamento local) aprobó una declaración de independencia y sus dirigentes subrayaron que el triunfo de la primera opción significa que Crimea se declara independiente. Según una ley que data de 2001, Rusia puede incrementar sus dimensiones mediante la incorporación de Estados (o territorios pertenecientes a estos Estados) mediante la firma un acuerdo bilateral internacional. Dado que Crimea, según su propia lógica, se convierte en independiente, esto significa que Moscú, también desde su propia lógica, puede firmar un acuerdo con Simferópol al margen de Ucrania. Según el primer ministro crimeo, Serguéi Axiónov, una delegación del Parlamento local solicitará oficialmente hoy en Moscú la incorporación de la península a la Federación Rusa.

El procedimiento de la “fusión” implica varios pasos, pero puede acelerarse en función de las necesidades del Kremlin y de los separatistas. Las formalidades para completar el proceso deberían incluir el reconocimiento de la independencia de Crimea por parte de Rusia. A esto seguiría la preparación y firma de un tratado bilateral. Después, habría que someter ese tratado al Tribunal Constitucional para ver si el documento está en consonancia con la Ley Fundamental de la Federación Rusa. En caso positivo, el tratado ruso-crimeo se sometería a la votación de las dos Cámaras del Parlamento (Duma Estatal y Senado o Consejo de la Federación) y a la firma del presidente. Suponiendo que todos estos requisitos se llevaran a cabo con la máxima celeridad, el proceso llevaría algunos días, pero dado el carácter extraordinario de lo que está sucediendo, tal vez incluso menos.

Esta semana hay programados en Moscú diferentes actos para canalizar los procesos de incorporación a Rusia por parte de diferentes entidades, entre ellas municipios e instituciones culturales. Los funcionarios dependientes de las instituciones oficiales de Crimea han cobrado ya su sueldo de marzo por anticipado y en grivnas (la moneda ucrania), pero han sido advertidos de que su próximo sueldo, el de abril, será ya en rublos (la moneda rusa), señalan medios informados.

Con independencia de cómo y cuándo fue elaborado el plan del Kremlin para absorber Crimea, los guiones para culminar esta acción han cambiado sobre la marcha. Una variante, que hoy parece estar en vía muerta, era un cambio legislativo en Rusia (propuesto formalmente por el partido Rusia Justa, socialdemócrata), que permitía incorporar nuevos territorios sin el permiso del país al que pertenecen. Tamaña legitimación de las anexiones territoriales causó un gran malestar en los vecinos y aliados de Rusia, que en cualquier momento podrían verse expuestos a los caprichos del Kremlin y del grupo de allegados al presidente Vladímir Putin, que, con él al frente, enarbolan la bandera del neoimperialismo ruso en versión postsoviética.

Aunque los observadores invitados a Crimea no vieron a uniformados rusos frente a los colegios electorales, lo cierto es que estos continuaban reforzando posiciones ayer. Frente a la unidad A3835 del Ministerio de Defensa de Ucrania, situada en los accesos de Bajchisarái, unos obstáculos metálicos, una señal de stop y cuatro uniformados en traje de camuflaje, casco, máscaras, chaleco antibalas y fusiles automáticos Kaláshnikov con cargadores capaces para 120 balas impidieron a esta corresponsal el paso a la unidad, donde el pasado 6 de marzo todavía era posible acercarse a la verja y conversar con los oficiales ucranios. Los soldados, que hablaban un ruso no marcado por el acento de Crimea, nos invitaron a marcharnos sin permitir que nos acercáramos a la verja. Contactado telefónicamente, uno de los oficiales de la unidad se negó a responder a la pregunta sobre si le era posible salir y acudir a votar en el referéndum.

El Medzhlis de los tártaros de Crimea —el organismo de autogobierno al margen de las estructuras oficiales— recomendó a su comunidad que boicoteara el referéndum y no participara en ninguno de los trámites de su preparación. En Bajchisarái, que es la capital histórica de los tártaros, la situación era “tensa”, según manifestó Shevket Hamzin. En el distrito número seis, tres jóvenes tártaros afirmaron haber boicoteado el referéndum y explicaron que el colegio electoral 12009 se había instalado en unas cocheras, porque el jardín de infancia que normalmente se transforma en colegio electoral se había negado a acoger las urnas. Al citado colegio acudieron tres oficiales de la policía de Ucrania, todos ellos vestidos de uniforme con el tridente (el símbolo oficial de Ucrania) en el gorro. Los tres dijeron que habían votado por la incorporación a Rusia porque este país les es “más cercano”.

“Lo importante no es el uniforme sino lo que llevamos dentro”, dijeron. Desde Sebastopol, un capitán de la Marina ucrania informó de que no dejaban salir a votar a los oficiales de las unidades asediadas.

 

2

Rusia vetó en la ONU la condena al referéndum de Crimea

Rusia vetó en la ONU la condena al referéndum de Crimea

Rusia vetó en la ONU la condena al referéndum de CrimeaWASHINGTON.- Rusia vetó el borrador de la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) que buscaba declarar nulo al referéndum de mañana en Crimea y urgía a los estados y organizaciones internacionales a no reconocerlo.

Mientras el veto ruso se esperaba de antemano, Moscú envió tropas a Crimea para respaldar la consulta, que de ser favorable podría transferirle el control sobre esa región ucraniana. Por ello, Kiev denunció una invasión de su territorio ante esta acción.

En Nueva York, en la sede de la ONU, el embajador ruso Vitali Churkin votó en la sesión especial del poderoso bloque en contra de la propuesta estadounidense, abortándola pese a contar con los votos a favor de 13 de los 15 estados integrantes.

En tanto, China se abstuvo de votar. “No podemos aceptar la asunción básica (del borrador) que declara ilegal el referéndum previsto”, había dicho Churkin poco antes de la votación. La breve resolución señalaba que el referéndum no contaba con el respaldo del Gobierno ucraniano de Kiev.
“Este es un momento triste y excepcional”, dijo la embajadora estadounidense, Samantha Power, sobre el veto de Rusia.

Muertos y más tensión

La tensión en Ucrania aumentó en la víspera del referéndum sobre la anexión de Crimea a Rusia, con la muerte de dos personas en Jarkov y la denuncia de las autoridades ucranianas de una “invasión rusa” en el sureste del país.

Mañana, unos 1,5 millones de habitantes de la península de Crimea deberán confirmar en una consulta la decisión del parlamento de Crimea de formar parte de Rusia.

Rusia cedió esta península a Ucrania en 1954, cuando las dos exrepúblicas formaban parte de la URSS. Sin embargo, Moscú mantuvo en el puerto crimeo de Sebastopol la base de su flota en el mar Negro.

Kiev acusó a Moscú de haber invadido militarmente la localidad de Strilkove situada en la Ucrania continental, cerca de la frontera administrativa con la región autónoma de Crimea, con 80 soldados, helicópteros y vehículos blindados de combate.

El ministerio ucraniano de Relaciones Exteriores pidió en un comunicado la “retirada inmediata” de estas fuerzas y amenazó con responder con “todos los medios necesarios para detener la invasión militar rusa”.
Washington reaccionó inmediatamente. La embajadora estadounidense en Nacionales Unidas dijo que un avance ruso en el sur de Ucrania “sería una escalada escandalosa”.

Sin embargo, el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, había asegurado durante la mañana que su país “no tiene, y no puede tener, planes para invadir la región sudeste de Ucrania”.

Parlamento disuelto

El Parlamento de Ucrania disolvió hoy el legislativo de la república autónoma de Crimea, a menos de 24 horas del referéndum sobre su reunificación con Rusia, mientras el Ministerio ucraniano de Exteriores denunció una invasión de tropas rusas en el sur del país, cerca de la frontera crimea.

“Ucrania se reserva el derecho de tomar todas las medidas necesarias para repeler esta agresión de parte de Rusia”, señaló un comunicado del Ministerio de Exteriores ucraniano, tras denunciar la entrada de tropas rusas en la región de Jerson, fronteriza con Crimea.

De acuerdo con los medios ucranianos, hacia las 13.30 de hoy (11.30 gmt), unos 40 infantes de Marina rusos helitransportados desembarcaron junto a la aldea ucraniana de Strelkabaya, lo que fue observado por los guardiafronteras en esa zona de la región de Jerson.

Según algunas informaciones, a esos efectivos se sumaron después tres blindados y otros seis helicópteros, de los que desembarcaron otros 60 soldados.

Los portavoces de las fuerzas rusas anunciaron a los guardias ucranianos que su objetivo era defender una instalación de distribución de gas de posibles actos terroristas.

“¿Está usted a favor de la reunificación de Crimea con Rusia como sujeto de la Federación Rusa?” y “¿Está usted a favor de que se vuelva a poner en vigor la Constitución de Crimea de 1992 y del estatus de Crimea como parte de Ucrania?”, son las dos preguntas del ilegalizado referéndum.

Mientras los diputados se reunían en la Rada, el Gobierno centraba sus esfuerzos en controlar la situación en Járkov, ciudad de mayoría rusohablante en el este del país, donde anoche murieron dos personas en un tiroteo entre ultranacionalistas ucranianos y manifestantes prorrusos.

Agencias Reuters, AFP y EFE.

2

La batalla legal contra la ONU por una epidemia de cólera

La batalla legal contra la ONU por una epidemia de cólera

La batalla legal contra la ONU por una epidemia de cóleraEs la tercera demanda que las víctimas de la epidemia de cólera que estalló en Haití en octubre de 2010 han intentado contra la Organización de Naciones Unidas en tribunales federales de Nueva York, tras comprobarse que fue un contingente nepalí de cascos azules el que trajo la bacteria a la isla. El martes, un grupo de 1.500 haitianos -la mayoría de ellos residentes en Estados Unidos – que perdieron a uno o más familiares por causa de la enfermedad, introdujeron una querella en un tribunal de Brooklyn en reclamo de una compensación por los agravios sufridos, que incluya un fondo de saneamiento de las aguas que consumen los haitianos. Esta vez, los demandantes piden a la corte que declare que la ONU no es inmune a acciones legales por su responsabilidad en la epidemia.

En los últimos tres años, el cólera ha matado a más 9.000 personas y ha enfermado a otras 700.000 en Haití. El primer caso fue reportado el 16 de octubre de 2010 en la población de Saint Marc, en la provincia del Artibonite. Allí corre un ancho río del que beben los pueblos cercanos y que fue contaminado con heces fecales por un grupo de soldados de Naciones Unidas acantonados en esa región. La Organización Panamericana de la Salud ya ha comprobado que la cepa proviene del Sur de Asia y que se ha diseminado con velocidad alarmante por varias islas del Caribe –República Dominicana y Cuba, especialmente- y algunos países de la América continental como México, Venezuela y Chile.
Desde 2011, varias organizaciones de derechos humanos y grupos de víctimas han intentado sin éxito que los tribunales juzguen la responsabilidad de Naciones Unidas en estos hechos. Pero esta es la primera vez que una querella reúne a un grupo tan amplio de demandantes.En noviembre de 2011, el Buró de Abogados Internacionales (BAI) y el Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití (IJDH, por sus siglas en inglés) completaron 5.000 reclamaciones. El objetivo era exigir a la ONU la instalación de un sistema nacional de agua y saneamiento para controlar la epidemia; compensación para las víctimas individuales de cólera por sus pérdidas y una disculpa pública de las Naciones Unidas por sus actos. Un año después, la organización respondió que estos reclamos no podían ser procesados. Fue así como, el 9 de octubre de 2013, los abogados de BAI y de IJDH en representación de cinco víctimas, introdujeron la primera demanda contra la ONU en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York. La semana pasada, el abogado Emmanuel Coffy intentó otra querella similar en el mismo tribunal, en representación de otras tres víctimas.
La tercera demanda se produce después de que el Departamento de Estado de EEUU enviara una correspondencia a la Corte, el pasado viernes, en la que alega que las Naciones Unidas tienen la inmunidad absoluta contra cualquier acción legal en su contra, de acuerdo a la Carta de las Naciones Unidas y a la Convención de Viena. “Con todo respeto al Gobierno de Estados Unidos, cualquiera que piense que la inmunidad de la ONU es jurisprudencia en un caso como éste está muy equivocado”, respondió Tim Howard, uno de los abogados que representa al nuevo grupo de víctimas. “Tanto en la convención de la ONU como en las leyes de Estados Unidos, la expresa renuncia a la inmunidad no puede ser revertida. Y Naciones Unidas – de manera clara y expresa – renunció a su inmunidad de responsabilidad mucho antes de causar este desastre”, argumenta Howard.

El nuevo portavoz de la Organización de Naciones Unidas, Stephane Dujarric, ha eludido comentar el asunto en esta ocasión. No obstante, cuando fue presentada la primera demanda – en octubre del año pasado – la jefa de derechos humanos de la organización, Navi Pillay, declaró que “alguien debía pagar por el sufrimiento y los estragos causados por el cólera”.

 

1

Israel ataca Gaza en respuesta al lanzamiento de 100 cohetes

Israel ataca Gaza en respuesta al lanzamiento de 100 cohetes

Israel ataca Gaza en respuesta al lanzamiento de 100 cohetesLa Fuerza Aérea israelí atacó en la noche de este miércoles numerosos objetivos en la franja de Gaza después de que el grupo Yihad Islámica lanzara hacia territorio israelí más de 100 cohetes. Se trata del mayor ataque desde Gaza y de la mayor operación militar de respuesta desde la guerra de Israel contra el grupo islamista Hamás y sus aliados en 2012.

Aviones israelíes alcanzaron durante la noche 29 objetivos y bases de Yihad Islámica, que previamente se había atribuido la autoría del lanzamiento de cohetes contra Israel por lo que había calificado en un comunicado de “los crímenes de la ocupación”.

Tras las batidas militares, en la mañana de este jueves, los grupos armados de Gaza lanzaron más cohetes hacia zonas pobladas en las ciudades de Ashkelon (113.000 habitantes) y Ashdod (208.000 habitantes).

El martes la Fuerza Aérea israelí había alcanzado en la Franja un objetivo que identificó como una célula de Yihad Islámica en respuesta a un ataque previo con un mortero a un convoy de soldados. Fallecieron en esa operación tres palestinos identificados como Ismail Abu Judah, de 23 años; Shahir Abu Shanab, de 24, y Abd al-Shafi Muammar, de 33. Una cuarta persona no identificada resultó herida.

De los 100 cohetes lanzados por Yihad islámica más de 70 cayeron en suelo israelí, en diversas comunidades cercanas a las fronteras de la Franja. No hubo daños personales y sólo una israelí de 57 años resultó herida leve en las labores de evacuación. El escudo de misiles conocido como Cúpula de Hierro interceptó sólo tres de esos proyectiles.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, prometió en un comunicado una respuesta “de gran fuerza”. Su ministro de Exteriores, Avigdor Liberman, añadió que a Israel “no le queda más remedio que una toma completa de la Franja” pues esta es “rehén de un grupo de terroristas”.

El ministro de Defensa, Moshe Yaalon, ordenó el cierre inmediato de los pasos de personas y mercancías a la Franja y suspendió temporalmente las visitas de gazatíes a palestinos presos en cárceles israelíes. “No permitiremos que la Yihad Islámica o cualquier otro grupo en la Franja amenace las vidas de los ciudadanos de Israel”, dijo.

Estados Unidos condenó los ataques contra Israel a través de la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki. “No puede haber justificación alguna a esos ataques”, dijo.

Inmediatamente tras el ataque, las Fuerzas de Defensa de Israel atacaron dos objetivos diferentes en el norte y el sur de Gaza con fuego de artillería desde tanques, según un portavoz del Ejército. Caída la noche comenzaron los ataques con batidas aéreas.

Israel ocupó militarmente Gaza entre 1967 y 2005, cuando el fallecido primer ministro Ariel Sharon ordenó una retirada unilateral y la evacuación de 9.000 colonos. El grupo islamista Hamás, enemigo declarado de Israel, tomó entonces el control de la Franja, que ha sido sometida a un bloqueo económico por tierra, mar y aire. Israel permite la entrada en Gaza de camiones cargados con material de primera necesidad como alimentos o cemento.

Hasta hoy, Israel ha librado dos guerras contra Hamás y sus aliados en Gaza, en 2008 y 2012. En la última, conocida como Operación Pilar Defensivo, murieron 177 palestinos y seis israelíes.

Paralelamente, el Ejecutivo de Netanyahu negocia un posible acuerdo de paz con la Autoridad Palestina y el grupo Al Fatá, que controla en solitario Cisjordania y que en 2006 libró una guerra civil contra Hamás.

Tanto Hamás como Yihad Islámica son considerados grupos terroristas no sólo por Israel, sino también por Estados Unidos y la Unión Europea.

 

2

Francia condena a 25 años de cárcel a un ruandés por genocidio

Francia condena a 25 años de cárcel a un ruandés por genocidio

Francia condena a 25 años de cárcel a un ruandés por genocidioEl Tribunal de lo Criminal de París condenó este viernes a 25 años de cárcel al excapitán hutu Pascal Simbikangwa por complicidad en el genocidio cometido en Ruanda en 1994, aplicando el principio de justicia universal.

Tras doce horas de deliberación entre tres magistrados profesionales y seis jurados, el tribunal le halló autor en el delito de genocidio y cómplice en el de crímenes contra la humanidad en una masacre que dejó, al menos, 800.000 víctimas mortales en pocas semanas.

La fiscalía había solicitado cadena perpetua contra Simbikangwa, de 54 años y postrado en una silla de ruedas por un accidente ocurrido en 1986, quien se había declarado inocente.

Se trata de una sentencia histórica en Francia, cuyo papel en el genocidio ruandés arroja sombras por la indulgencia del Ejército galo con los hutus.

Esa actitud llevó a las autoridades surgidas en Ruanda tras el genocidio a lanzar acusaciones de complicidad en las masacres y las relaciones entre Kigali y París se vieron seriamente afectadas durante décadas, aunque se han normalizado en los últimos años.

El veredicto pone fin a seis semanas de juicio, el primero en Francia sobre el genocidio, en el que se tomó declaración a una veintena de testigos llegados expresamente de Ruanda o por videoconferencia, algunos de ellos asesinos arrepentidos.

El relato de los testigos coloca a Simbikangwa como el responsable de movilizar y armar a las milicias que realizaban controles para identificar a los tutsis durante las masacres que acabaron con la vida de 800.000 personas de abril a junio de 1994.

A veces sonriente y refiriéndose a sí mismo en tercera persona, Simbikangwa ha negado ante el jurado su implicación, ha clamado por su inocencia y ha asegurado que no llegó a ver ninguno de los 800.000 cadáveres. Se enteró años más tarde, leyendo.

“Pienso en todas las víctimas tutsis. Perdón por todas las debilidades de mi condición, que no me han permitido ayudaros como hubiera querido”, dijo en su alegato el antiguo capitán hutu.

La fiscalía, sin embargo, le sitúa como la cabeza de unos servicios secretos que servían como arma de vigilancia y represión contra la oposición interior al presidente ruandés, Juvenal Habyarimana.

Es decir, como cómplice de crímenes contra la humanidad en un genocidio que se produjo ante la “débil respuesta de la comunidad internacional”, en el que “entre 150.000 y 250.000 mujeres fueron violadas”, además de millares de desplazados forzados a huir a los países limítrofes, según datos de la ONU

Los letrados de Simbikangwa argumentaron que el retrato del “hombre en la sombra” de su cliente se había construido antes del proceso, y que en el juicio se subestimó el valor de las pruebas para fabricar un relato basado en una deducción “abstracta”.

“Hace falta un culpable a la altura de la infracción”, resumía el defensor Fabrice Epstein, en un juicio “político” que concluye a pocos días de que se cumpla el vigésimo aniversario del genocidio.

Simbikangwa, capturado en octubre de 2008 por un asunto de tráfico de documentación falsificada en la isla francesa de Mayotte, fue juzgado en París, y no en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR), con sede en la localidad septentrional tanzana de Arusha.

Se debe a que existen acuerdos judiciales que estipulan que esa corte procesa a los máximos responsables del genocidio y los tribunales nacionales, cuando sean competentes, a sus mandos.

En Francia hay abiertas 25 instrucciones similares en virtud del principio de justicia universal que permite a los magistrados juzgar a extranjeros en territorio francés, y en concreto desde 1996 para el genocidio ruandés.

 

2

Crimea busca la independencia como paso para unirse a Rusia

Crimea busca la independencia como paso para unirse a Rusia

Crimea busca la independencia como paso para unirse a RusiaLas autoridades separatistas de Crimea alteraron el martes sobre la marcha el guion con el que buscan legitimar su futura incorporación a Rusia y, para ello, aprobaron una declaración de independencia unilateral, invocando el modelo de Kosovo, que en febrero de 2008 se autoproclamó independiente de Serbia.

La decisión, tomada por el Soviet Supremo de Crimea (Parlamento) en una sesión extraordinaria secreta y a puerta cerrada, parece ser el resultado de un plan coordinado desde Moscú para evitar que el Kremlin pueda ser acusado de anexión si incorpora a Crimea (una república autónoma perteneciente a Ucrania), a su territorio inmediatamente después del referéndum del 16 de marzo. En Ucrania los referendos locales son ilegales.

Antes de que el Parlamento de Crimea tomara la decisión, el cambio de guion quedó patente en Moscú por la mañana cuando el vicejefe de la Duma Estatal (Cámara baja del Parlamento ruso), Serguéi Zhelesniak, del partido gubernamental Rusia Unida, manifestó que no era necesario aprobar la ley (recientemente admitida a trámite) para regular la incorporación de nuevos territorios a Rusia. “Desde el punto de vista de la Constitución y la legislación vigente de la Federación Rusa no hay ningún obstáculo para incorporar parte del territorio de otros Estados como nuevo sujeto de Rusia”, manifestó Zhelesniak tras reunirse con los dirigentes de su grupo parlamentario.

El proyecto de ley admitido a trámite en la Duma ha despertado gran suspicacia en países aliados de Rusia, como Kazajistán, que tiene una considerable población rusa al norte de su territorio. Zhelesniak dijo el martes que cualquier proyecto de ley para “optimizar” el proceso de incorporación de nuevos sujetos a Rusia tiene que ser examinado “de forma concienzuda y profesional” por los comités competentes. Ninguno de los países de la CEI (el grupo de Estados postsoviéticos aliados con Rusia) apoya el referéndum de Crimea. Los únicos observadores que acudirán a él son los mismos rusos. En las calles de Simferópol y las carreteras de Crimea puede verse ya la publicidad del plebiscito, para el que se imprimen cerca de 1,8 millones de papeletas, según la comisión electoral local.

En el referéndum se formulan dos preguntas a los crimeos, a saber si quieren incorporarse a Rusia o si quieren seguir siendo parte de Ucrania. Pero la declaración de independencia del martes distorsiona este planteamiento, al introducir una etapa de supuesto territorio independiente en el camino entre Ucrania y Rusia, algo así como una etapa intermedia destinada a blanquear una transacción fraudulenta.

A favor de la declaración de independencia de Crimea votaron 78 diputados, según el centro de prensa del Soviet Supremo. En una nota de este departamento se informa de que, en caso de resultado positivo, de “la consulta de la voluntad popular sobre la incorporación de Crimea (República Autónoma de Crimea y Sebastopol), Crimea después del referéndum se declarará un país independiente y soberano con una forma de gobierno republicana”. La decisión, se dice en la nota de prensa, se tomó partiendo de los estatutos de la ONU y otros documentos internacionales que fijan el derecho de los pueblos a la autodeterminación y considerando la decisión del Tribunal Internacional de la ONU sobre Kosovo del 22 de julio de 2010.

En tanto que “Estado independiente y soberano”, Crimea “se dirigirá a la Federación Rusa” para ser aceptada “sobre la base del correspondiente tratado internacional en el conjunto de la Federación Rusa y en calidad de nuevo sujeto (unidad administrativa) de la Federación Rusa”.

El 4 de marzo, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, se manifestó a favor del derecho de las naciones a la autodeterminación y citó el caso de Kosovo. “Si se permitió hacerlo, supongamos, a los kosovares y los albaneses de Kosovo, si se permitió hacerlo a muchas partes del mundo, nadie ha cambiado ese derecho de la nación a la autodeterminación, fundamentado en correspondientes documentos de la ONU”, dijo Putin, según el cual solo los ciudadanos residentes en los territorios que se autodeterminan tienen derecho a decidir su destino. Rusia no ha reconocido a Kosovo, que declaró su independencia unilateral en febrero de 2008.

El Parlamento de Crimea tomó el martes también decisiones para seducir a la población tártara local. En concreto, decidió que el tártaro será idioma cooficial en Crimea, que los tártaros tendrán cuotas de representación del 20% en los órganos políticos (en Rusia las cuotas de minorías nacionales no están previstas) y también aprobó un plan de ayuda a los tártaros para cinco años. Por otra parte, Mustafá Dzhemilev, ex jefe del Medzhlis (consejo u órgano de representación de la comunidad, paralelo a las instituciones oficiales) de los tártaros de Crimea, viajó a Moscú para entrevistarse con Putin. Dzhemilev ha sido invitado por Mintimer Shaimiev, expresidente del territorio de Tatarstán (unidad administrativa rusa donde hay una mayoría tártara). Las nuevas autoridades de Kiev han dado el visto bueno al viaje de Dzhemilev a Moscú.

 

2

Los mapas que explican el conflicto en Ucrania

Los mapas que explican el conflicto en Ucrania

La ex república soviética está fuertemente polarizada entre quienes avalan las incursiones rusas y los partidarios de estrechar lazos con Europa

ucrania



 

 

0

El Parlamento de Crimea propone que la península sea una provincia rusa

El Parlamento de Crimea propone que la península sea una provincia rusa

El Parlamento de Crimea propone que la península sea una provincia rusaEl Parlamento de la República Autónoma de Crimea pidió este jueves al presidente de Rusia, Vladímir Putin, y a la Duma Estatal (Cámara baja del Parlamento ruso) que inicien los procedimientos para incorporar esta península de Ucrania a la Federación Rusa, en calidad de provincia o unidad administrativa. En una sesión extraordinaria a puerta cerrada convocada de urgencia y en secreto, el Parlamento de Crimea decidió adelantar al 16 de marzo la fecha del referéndum sobre el futuro de la región y reemplazó la pregunta que planeaba someter a la población local —inicialmente una confusa forma de confederación— por nuevos y más radicales planteamientos.

Las preguntas serán: “¿Está usted por la unión de Crimea a Rusia con derechos de sujeto de la Federación Rusa?” y “¿Está usted por restablecer la validez de la Constitución de la República de Crimea de 1992 con el estatus de Crimea como parte de Ucrania?”. La opción más votada se considerará “la expresión de la voluntad popular directa de la población de Crimea”, señala la disposición del Parlamento, que, según su servicio de prensa, fue aprobada por 78 votos de los 86 presentes (el Parlamento tiene un total de 100 diputados). Las papeletas del referéndum serán en ruso, ucraniano y en tártaro, los idiomas de las principales comunidades culturales de esta autonomía de algo más de dos millones de habitantes. Las autoridades de Crimea, que el 27 de febrero se pronunciaron por el referéndum, pidieron entonces ayuda a Putin invocando razones de protección ante los nuevos dirigentes de Kiev, a los que consideran “ilegítimos” y encumbrados por un “golpe de estado nacionalista”.

El referéndum fue convocado inicialmente para el 25 de mayo y adelantado después al 30 de marzo. Con la nueva fecha, queda ahora algo más de una semana para preparalo y también para que Rusia apruebe el proyecto de ley, recién admitido en la Duma, para legitimar la incorporación de nuevos territorios al país más extenso del mundo.

La radicalización del planteamiento de la consulta fue una sorpresa para altos cargos de Rusia, incluido el jefe de la Duma, Serguéi Narishkin (el cuarto en la jerarquía del Estado), que el jueves esperaron en vano en Moscú a la delegación oficial de Crimea que debía participar en una mesa redonda con altos cargos del Ministerio de Exteriores y de Rossotrudnichestvo, la entidad creada para colaborar con los rusos en el extranjero. Un asistente a la reunión informó que “el planteamiento máximo” que debatían sus participantes fue la “federalización de Ucrania, pero no la incorporación de Crimea a Rusia”.

El referéndum se anuncia en unas condiciones de práctica ocupación de Crimea por parte de uniformados rusos, entre ellos tropas de élite de la Dirección Central de Contrainteligencia del ministerio de Defensa de Rusia, el GRU, según dijo a esta corresponsal el teniente coronel Vladímir Dokucháev de la unidad número A3835 del ministerio de Defensa de Ucrania, situada en los accesos de la localidad de Bajchisarai. Dokucháev dijo que entre 100 y 120 miembros de ese departamento habían desistido en su intento de tomar la unidad después de cinco días de asedio. “Tal vez han decidido ser discretos mientras están aquí los miembros de la OSCE”, suponía el oficial, refiriéndose a una misión de observadores organizada por esta entidad de la que tanto Rusia como Ucrania son miembros.

El ambiente en Crimea es muy volátil. Las actividades de los uniformados rusos que pululan por la península parecen responder a una representación teatral, donde lo real y lo irreal depende del autor del guión. Este solo puede ser el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Putin, quien afirma o niega la evidencia en función de sus propios intereses y mezcla verdades y mentiras. En cierto modo, las posiciones rusas replican las del Euromaidán, aunque con otro signo. Los crimeos corean las mismas consignas dirigidas a Rusia que el Euromaidan dirigió a la Unión Europea. Los “hombrecillos verdes”, como se han venido en llamar a los uniformados, en su mayoría no quieren identificarse como rusos al servicio de Rusia, aunque a veces lo hacen, verbalmente o con las matrículas de sus camiones y también cuando piden a las guarniciones ucranianas que se rindan.

En los cuarteles de las Fuerzas Armadas y del Ministerio del Interior, o en las dependencias del servicio de guardafronteras y las bases de las Marina, los rusos tratan de conseguir sus objetivos con la mínima violencia y, por lo general, primero piden a los ucranios que se entreguen y luego, que les dejen controlar las armas. Si no lo hacen, los rusos ceden y se van, aunque pueden volver. En la noche del miércoles al jueves, los rusos hundieron dos buques en la salida de la albufera de Donuzlab con el supuesto fin de bloquear a los buques de la Armada de Ucrania fondeadas allí,según precisaron un portavoz de la Marina de Kiev y la agencia local BS News. El mando de la flota rusa del mar negro no confirmó esta información

En Crimea por primera vez se evidencia ante un amplio público internacional que los incrementos de las asignaciones destinadas a los militares rusos no han sido en vano, a juzgar por el equipo, la disciplina y el armamento de los uniformados. Según opiniones oídas en altos círculos de Moscú, el comportamiento militar ruso será más expeditivo “cuando se haya celebrado el referéndum y Moscú tenga más legitimidad para tratar a los ucranios como ocupantes”, señalan fuentes informadas. Medios militares ucranianos señalan que el ambiente en los cuarteles de Ucrania es en parte de espera de una orden clara de las autoridades civiles para intervenir y repeler al invasor, y en parte de indiferencia ante esas autoridades que no son capaces de asumir la responsabilidad de defender el país por sí mismas y piden a la OTAN y a Occidente que les ayude a superar las consecuencias avasalladoras de sus errores de cálculo cuando luchaban por el poder en Kiev sin tener en cuenta en qué país viven.

1

Obama afirma que el referéndum de Crimea viola la ley internacional

Obama afirma que el referéndum de Crimea viola la ley internacional

Obama afirma que el referéndum de Crimea viola la ley internacionalEl presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejó claro ayer que su país no reconoce la legitimidad del referéndum secesionista convocado por el Parlamento prorruso de Crimea. Como lleva haciendo desde que se recrudeció la crisis ucrania, el mandatario apeló a la ley internacional y alegó que la consulta prevista no cumple con la misma y viola la Constitución ucrania. Las palabras de Obama llegaban horas después de que la Casa Blanca diera un paso más en su empeño por aislar económica y políticamente a Rusia en represalia por sus presencia militar en Ucrania y anunciara un nuevo paquete de sanciones contra Moscú.

 “Cualquier decisión sobre el futuro de Ucrania debe incluir a su Gobierno legítimo”, advirtió el presidente estadounidense en una comparecencia ante los medios que no estaba prevista, demostrando, de nuevo, el apoyo de Washington al Ejecutivo interino ucranio. “Hemos superado el tiempo en que las fronteras pueden ser definidas sobre las cabezas de los líderes democráticos”, señaló. El referéndum convocado por el Parlamento de Crimea afianzaría, según Washington, el deseo del presidente ruso, Vladímir Putin, por hacerse con el control y reafirmar la influencia de Moscú sobre la península ucrania. Obama, sin embargo, en sintonía con los esfuerzos de su Administración por rebajar la tensión en el conflicto en Ucrania, recalcó que existe “una vía para salir de la crisis que respete los intereses de Rusia y del pueblo ucranio”.

 El presidente de EE UU quiso demostrar a su homólogo ruso su firmeza y confianza en su estrategia de aislamiento a Rusia y recordó que, si Moscú no se ciñe al derecho internacional como él le reclama, su Gobierno está dispuesto a continuar por la vía de las sanciones y adoptar nuevas medidas de castigo que se sumen a las que su Administración anunció a primera hora de la mañana. La Casa Blanca autorizó ayer la prohibición de visados a altos funcionarios rusos y ucranios involucrados en la violación de la soberanía de Ucrania y adoptó una orden ejecutiva que sienta las bases para imponer sanciones individuales a particulares y empresas.

 Las sanciones anunciadas por la Casa Blanca contemplan la prohibición de visados, no solo a altos funcionarios rusos, sino también a ucranios que hayan “colaborado en la violación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania”, de acuerdo con el comunicado del portavoz de la presidencia, Jay Carney. La orden ejecutiva otorga al Departamento del Tesoro la facultad de congelar activos e imponer vetos a las relaciones comerciales con particulares y entidades rusas responsables de haber promovido “la desestabilización de Ucrania, incluida la intervención militar en Crimea” y que hayan favorecido a la evasión de capitales del país. La determinación de las compañías e individuos afectados tardará varias semanas en concretarse ya que no se espera que la disposición se haga efectiva de manera inmediata.

 Las últimas medidas de la Casa Blanca son las más duras de todas las que ha ido adoptando en los últimos días, entre ellas, la congelación de las negociaciones comerciales y las prácticas militares conjuntas, y se han surgido en medio de un intenso debate internacional sobre la respuesta más efectiva para enfrentar la invasión rusa de Crimea. Con todo, Washington es consciente de que si la Unión Europea no contribuye con decisiones similares, la presión contra Rusia podría quedarse en nada. La dependencia del gas ruso, tanto por parte de Ucrania como de la UE, es uno de los condicionantes más importantes que explican la tibieza de las medidas adoptadas hasta el momento por Bruselas. En el Congreso ya se están alzando las voces para que EE UU aproveche su superávit gasístico –este año podría superar a Rusia en producción de gas- para paliar la subordinación europea.

 El Partido Republicano, extremadamente crítico con la forma en la que Obama ha abordado la crisis ucrania, ha abrazado la nueva tanda de sanciones. “Seguimos comprometidos con la Administración para ofrecer al presidente el mayor número de herramientas que pongan a Putin en su sitio y eviten que Rusia infrinja la soberanía de sus vecinos”, señaló el líder de los conservadores en el Congreso, John Boehner. Ayer, el Capitolio trabajaba a contrarreloj para aprobar antes del fin de semana su propio menú de penalizaciones a Rusia y de ayudas a Ucrania, que le permitan hacer frente a su dependencia del gas de Moscú.

1

A la caza de Kony, señor de la guerra

A la caza de Kony, señor de la guerra

A la caza de Kony, señor de la guerraKafia Kingi es un buen pedazo de tierra muy frondosa localizado en el triángulo que une Sudán, República Centroafricana y Sudán del Sur. En disputa entre los dos vecinos sudaneses, es el norte el amo y custodio del territorio. Allí es hacia donde señalan los últimos guerrilleros desertores del cruento Ejército de Resistencia del Señor (LRA, en sus siglas en inglés). Allí, según los trabajos realizados por una de las organizaciones que sigue la pista al LRA, The Enough Project —con acceso a fuentes militares y excombatientes—, se encuentra parapetado su general al cargo, uno de los señores de la guerra africanos más buscados por sus atrocidades: Joseph Kony, el místico líder rebelde de los 10 mandamientos, perseguido por la Corte Penal Internacional.

 ¿Por qué no se le da caza? “Es un área muy vasta, como una jungla”, explica el analista de The Enough Project Kasper Agger, desplazado a Kampala, capital de Uganda, para dirigir el rastreo del LRA. “Hay imágenes tomadas por satélite, pero es difícil distinguir entre un cazador, un bandido o un rebelde del LRA…”. Y lo que tiene peor solución y ha hecho saltar las alarmas de los que persiguen al LRA, las guerras abiertas en los vecinos Sudán del Sur y República Centroafricana han distraído fuerzas y atención del cerco a Kony, que rondará hoy los 53 años. Un dato para el detalle: el medio millar de soldados sursudaneses que apoyaba la exigua misión contra el LRA bajo sello de la Unión Africana ha desviado su paso a combatir el levantamiento interno contra el presidente de su país, Salva Kiir.

 Ni las filas del LRA están ya muy nutridas, los cálculos más generosos hablan de 700 miembros —incluyendo a no combatientes—, ni existe el apoyo social con el que nació a finales de los ochenta en el norte de Uganda. “Ni siquiera es una amenaza para Uganda”, afirma Agger. “Kony quiere sobrevivir, pero no regresar”. El LRA no es esa guerrilla formada en la región de mayoría étnica Acholi contra la que se cebó el actual presidente ugandés, Yoweri Museveni, al mando del entonces Ejército de Resistencia Nacional, hoy las Fuerzas Armadas regulares. Lo que no se borra de la mente son las atrocidades cometidas por un líder rebelde aupado entre el misticismo de su figura y el seguimiento a sangre de los 10 mandamientos; alabado por una guerrilla que ha reclutado a miles de niños, muchos tras ser obligados a matar a su familia, que ha usado a niñas como esclavas sexuales, que ha drogado para el combate a menores, y ha arrasado poblaciones a su paso, 320.000 civiles permanecen aún desplazados. ¿Y si se da caza a Kony? “Esa es la pregunta del millón”, contesta Agger, “pero seguro que muchos desertarían”.

 Eso si se enteran porque el LRA está dividido geográficamente y sus milicianos campan entre Sudán, Congo y República Centroafricana. “El reto”, señala Paul Ronan, analista de The Resolve, “está en la República Centroafricana”. Según la información reunida por esta organización, que como The Enough Project y la popular Invisible Children —autora de la campaña Kony2012— sigue el rastro del LRA, hombres a las órdenes de Kony se entremezclan en el sureste de este país con guerrilleros del Seleka, grupo centroafricano de origen musulmán que apoyó el golpe de Estado de Michel Djotodia en marzo de 2013. “Es difícil saber si las atrocidades en esas comunidades las hacen unos u otros”, admite Ronan.

 Precisamente Djotodia —ahora exiliado— se hizo eco el pasado noviembre de un deseo de apertura de diálogo llegado en carta con puño y letra del mismísimo Kony. Según documentó Ronan, el presidente interino centroafricano mandó una misión militar con medicinas y comida a la localidad de Nzako, donde aguardaba un grupo de rebeldes del LRA. Las provisiones se las quedaron, pero se dieron a la fuga y fueron emboscados por tropas ugandesas. Había sido una treta.

 Y si fuera poco, Ronan señala otra grieta en el combate al LRA: el apoyo de militares ugandeses al presidente sursudanés Salva Kiir: unos viejos lazos que ayudan a explicar la laxitud de Sudán con Kony y los suyos. “Prácticamente todos los soldados que luchan contra el LRA son ugandeses”, explica el analista, “y Uganda está derivando recursos hacia Sudán del Sur”. Y ahí se quedarán hasta que pase lo peor, según ha anunciado el Gobierno de Kampala.

 De lo que no cabe duda es de que, como señala Invisible Children, las víctimas a manos del LRA han caído drásticamente en los últimos tres años. Según los datos de esta organización, en el último mes solo se ha podido documentar la muerte de un civil a manos del LRA. El pasado año fueron 75, mientras el cómputo desde diciembre de 2008 asciende a 2.329 víctimas mortales. Todo esto coincide con la llegada en 2011 de un centenar de asesores estadounidenses en apoyo de los soldados ugandeses.

 Pero el combate a Kony no se libra solo con satélites y misiones a países vecinos. En el norte de Uganda, en localidades como Gulu o Kitgum, se sigue luchando por la rehabilitación de excombatientes, mujeres de exmiembros del LRA y niños nacidos en cautiverio; víctimas de la violencia sexual, de heridas de guerra, de malos tratos…. “Las comunidades no están preparadas para recibir a los niños soldado”, afirma James Ronald Ojok, investigador de Refugee Law Program. “Allí, las aldeas rechazan acoger y expulsan a las mujeres de combatientes en activo o en paradero desconocido”.

 Muchos ex niños soldado, según ha registrado esta organización con sede en Kampala, no son aceptados por sus padres o incluso llegan a sentirse rechazados por la escuela y vuelven a coger las armas, ahora en poder del Ejército. “¿Qué van a hacer si llevan toda su vida siendo guerrilleros?”. Es el estigma que dejó Kony en sus vidas. ¿Llegan muchos desertores? “Desde que se fueron a República Centroafricana y Congo, menos; hay mucha distancia y miedo”, responde Ojok, “pero si se acaba el conflicto, recibiremos a muchos”.

1

Rusia se dispone a intervenir en Ucrania

Rusia se dispone a intervenir en Ucrania

Rusia se dispone a intervenir en Ucrania Los rusos de la república autónoma de Crimea recibieron con júbilo la decisión del presidente de Rusia, Vladímir Putin, que le permite enviar tropas a la península tras alegar la necesidad de defender a la comunidad rusa y las instalaciones y personal de la flota del mar Negro, con base en este territorio de Ucrania. En Simferópol, la capital de Crimea, grupos de hombres con banderas de la Federación Rusa y de San Andrés (símbolo de la flota del Imperio Ruso) se echaron a la calle. “Putin, Putin, Rusia, Rusia” gritaban enardecidos los manifestantes haciendo ondear sus estandartes por las calles de la ciudad.

 Putin ha movido ficha tras varios días de silencio durante los cuales grupos de uniformados sin identificación han pululado por la península, asaltando edificios y ocupando instalaciones estratégicas como aeropuertos, centros de comunicaciones y de televisión. La decisión del líder ruso, aunque no se ha ejecutado aún, según su jefe de prensa, Dmitri Pskov, inaugura un inquietante capítulo en las relaciones entre los países postsoviéticos, ya que Rusia, en tanto que heredera de las armas nucleares retiradas de Ucrania después de la desintegración de la Unión Soviética en 1991, es uno de los garantes de la seguridad de este país eslavo vecino. En Crimea viven cerca de dos millones de personas, entre las cuales las hay que tienen pasaportes rusos (por haber servido en la flota del mar Negro o ser jubilados de ella, y también por haberles sido generosamente repartidos por Moscú). Pero, con independencia de que tengan pasaporte ruso o ucranio, la mayoría de los crimeos se sienten rusos, siendo los ucranios y los tártaros las siguientes comunidades culturales por el número de sus integrantes. La península ha sido tierra de asentamiento de muchos pueblos, como griegos, godos y genoveses. Los tártaros fueron sometidos por Catalina la Grande en el siglo XVIII y en 1944 fueron deportados por Stalin a Asia Central, de donde volvieron posteriormente. En 1954, el dirigente soviético Nikita Jruschov transfirió Crimea de la jurisdicción de Rusia a la de Ucrania, cuando estos dos Estados eslavos actuales eran solo dos repúblicas hermanas, del conjunto de 15 que estaban federadas en la Unión Soviética.

 La comunidad tártara de Crimea recibió la decisión de Putin con alarma. El Medzhlis (el Consejo de los Tártaros) presidido por Refat Chubárov desalojó sus oficinas en la ciudad por miedo a sufrir algún ataque, según la portavoz Lilia Muslímova. Desde la desintegración de la URSS, los tártaros locales han sido aliados del gobierno de Kiev para neutralizar a los rusos. El pasado jueves, cuando el Parlamento fue ocupado por uniformados armados y no identificados, hubo escaramuzas entre manifestantes tártaros y rusos que concluyeron con varios muertos en Simferópol. A dos de ellos, un joven de 22 años y una mujer de 68 años, estaban dedicadas las flores y las velas que un grupo de rusos habían colocado frente a la sede del parlamento. “Amo a Ucrania. No deseaba que el país se escindiera. Hablo el ucranio, pero en Kiev han llegado al poder fascistas que se sienten impunes y EE UU y la Unión Europea cierran los ojos ante personajes que han matado a nuestros soldados desarmados y que ahora se vengarán de nosotros”. Así lo afirmaba Alisa, una mujer de 27 años, que dijo ser médico de profesión y que había acudido a honrar la memoria de los rusos muertos en los enfrentamientos del jueves. “Esta situación es muy dura, porque nuestros padres vencieron a los fascistas y ahora los fascistas vuelven desde Kiev. Por suerte, Rusia no ha defraudado nuestras esperanzas. Rusia nos defiende”, señalaba Alisa.

 Por la tarde, antes de conocerse la decisión de Putin, en Sebastopol, la histórica ciudad donde están emplazadas las principales instalaciones de la flota rusa (también las de la flota de Ucrania), los habitantes locales se habían manifestado a favor de Rusia. Junto a la sede del Ayuntamiento ondeaba la bandera rusa (pero no la ucrania) y grupos de hombres con la cinta de San Jorge en las solapas (el símbolo del patriotismo ruso) se alistaban para los grupos de autodefensa que los partidos políticos estaban formando e integrando en una estructura común bajo la dirección del alcalde. Los hombres que se alistaban se manifestaban de forma muy agresiva con los periodistas occidentales (a los que calificaban de “espías a sueldo”) y también en relación a Occidente, EE UU y la UE, no solo por su apoyo a los nuevos dirigentes de Kiev, sino también por la política en general. “¿Cómo pueden permitir los matrimonios gais?”, decía uno de los que se alistaban, añadiendo un gesto obsceno.

 Enardecidos, mujeres y hombres acusaban a las nuevas autoridades de Kiev de “fascistas, canallas, drogadictos, asesinos” y se excitaban como si, de repente, se hubieran transformado en mártires, herederos de las heroicas tradiciones de la ciudad en el siglo XIX, durante la guerra de Crimea, y durante la II Guerra Mundial frente a los nazis. Para última hora de la tarde en Sebastopol estaba previsto un mitin para apoyar a los grupos prorrusos del este y el sur de Ucrania. Estas formaciones han sido hasta ahora marginales, en parte porque el partido de las Regiones, dirigido por Víctor Yanukóvich, concentró al electorado prorruso en un proyecto ucranio. Pero tras la huida del presidente, los sectores prorrusos están tratando a toda prisa de organizar y movilizar a su potencial electorado en Járkov, Donetsk y Odessa.

 En Járkov, ayer hubo enfrentamientos entre los dos grupos enfrentados que se manifiestan en el centro de la ciudad, unos a favor y otros en contra de las autoridades de Kiev. En los enfrentamientos se registró un centenar de heridos, entre ellos el escritor Serguéi Zhadán, uno de los intelectuales que ha intervenido a favor de un entendimiento entre los ucranios de habla ucrania y de habla rusa. Los prorrusos de Ucrania tratan de integrar en el espectro que representan también a los agentes despedidos de las Berkut (las tropas de intervención especial), que en parte parecen haber confluido en Crimea y haberse sumado a los Berkut locales. Hasta el momento ninguna autoridad oficial ha reconocido que los enmascarados que pululan por la república son rusos. Lo que sí han reconocido es que miembros de la flota del mar Negro participan en tareas de custodia y vigilancia de instalaciones estratégicas de Crimea. A este efecto, el primer ministro Serguéi Axionov dijo que “se ha organizado la colaboración con la flota del mar Negro para custodiar las instalaciones clave de la autonomía”.

 “Apoyaremos cualquier decisión que incremente las competencias de las autoridades locales”, decía en Sebastopol el diputado municipal Guennadi Basov, el líder del grupo parlamentario Russki Blog (Bloque Ruso) en la ciudad. Basov, que estaba montando sus propios “grupos de autodefensa”, dijo que no reconoce al nuevo primer ministro de Crimea, Serguéi Axiónov, al que calificó como “un comerciante y uno de los bandidos”, evidenciando así que las relaciones entre los grupos prorrusos de Crimea están lejos de ser ideales.

 Axiónov había pedido a Putin que garantizara la seguridad de la península y su llamamiento ha sido oído, posiblemente incluso antes de que llegara a formularse. “Esto es puro teatro para consumo de los corresponsales occidentales. Todos sabemos aquí que los uniformados son rusos y todos sabemos que las decisiones del Soviet Supremo se han tomado con total desprecio de los procedimientos, porque no hubo suficiente quórum y los diputados que han votado por el referéndum han usado de forma fraudulenta las tarjetas de voto de sus compañeros”, afirmaba una funcionaria del Parlamento de Crimea, que, desde el jueves, no ha podido acudir a su trabajo. La web del Parlamento está bloqueada. Los enmascarados armados que tomaron el Parlamento de Crimea el jueves son miembros de las Berkut, según había dicho uno de ellos, pero también puede haber otros contingentes entre los asaltantes.

0

Ban participará en la apertura de la 25 sesión del Consejo de Derechos Humanos

Ban participará en la apertura de la 25 sesión del Consejo de Derechos Humanos

El Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, Suiza Foto: Photo/Jean-Marc Ferré 28 de febrero, 2014 — El Secretario General de la ONU participará el lunes próximo en Ginebra en la apertura de la 25 sesión del Consejo de Derechos Humanos. En las cuatro semanas que durará, la comisión independiente de investigación sobre la República Democrática Popular de Corea y la relativa a Siria presentarán sus informes correspondientes, entre otras actividades.

A partir del día 3 de marzo y durante cuatro días tendrá lugar una reunión de alto nivel en la que Ban Ki-moon pronunciará el discurso inaugural. Posteriormente más de un centenar de ministros y otros dignatarios hablarán ante el Consejo -que consta de 47 miembros- de asuntos relacionados con los derechos humanos a nivel nacional y mundial.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, presentará el día 6 su informe anual sobre las actividades realizadas por su oficina durante 2013.

También habrá presentaciones a cargo de los relatores y asesores especiales del Secretario General y se realizarán paneles de debate acerca de la pena de muerte, el genocidio, la tortura y la violencia sexual, así como en torno a los derechos de los niños y de las personas con discapacidad, entre otros asuntos relacionados con las garantías básicas.

La Comisión de Investigación sobre Corea del Norte presentará su informe al Consejo el día 17 de marzo y un día después lo hará la encargada de investigar en Siria.

El Consejo iniciará su última semana de trabajos, el día 24, recibiendo diversos informes sobre la situación de los derechos humanos en Palestina y otros territorios ocupados y un día después se celebrará un debate sobre la violencia sexual en la República Democrática del Congo, entre otros temas.

 

Página 11 de 322« Primera...910111213...203040...Última »