Download PDFImprimir

EE UU y Reino Unido anuncian las sanciones más duras para asfixiar a Irán

 

EE UU y Reino Unido anuncian las sanciones más duras para asfixiar a Irán

Después de cuatro rondas de sanciones en Naciones Unidas, de la prohibición de mantener relaciones comerciales con empresas e individuos vinculados a la Guardia Revolucionaria de Irán, de las sanciones aplicadas por Estados Unidos y la Unión Europea al margen de la ONU, y tras la reciente divulgación del último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), los países occidentales han decidido impulsar una nueva ronda de sanciones draconianas contra el régimen de Irán. Se trata de eliminar todos los vínculos con las entidades financieras iraníes, incluido el Banco Central, y de prohibir la comercialización de los productos derivados del petróleo fabricados en Irán.

El Gobierno de EE UU anunciará esta noche nuevas sanciones por la creciente preocupación sobre su programa nuclear y su supuesta participación en un plan terrorista para asesinar al embajador saudí en Washington. Las nuevas medidas serán anunciadas por la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y se sumarán también al control marítimo de todos los bienes procedentes y con destino a Irán. Por su parte, Francia también propone dejar de comprar petróleo a Teherán.

Esas nuevas medidas han sido coordinadas, al parecer, con Canadá y el Reino Unido, que hoy anunció sanciones sin precedentes que suponen la suspensión de los vínculos financieros de las entidades británicas con los bancos iraníes desde esta tarde. Según fuentes diplomáticas anónimas citadas por The Wall Street Journal, las nuevas sanciones previstas por EE UU pueden afectar incluso al Banco Central iraní y a la compra de derivados del petróleo producidos por compañías controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Irán.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) expresó el viernes su “profunda y creciente preocupación” por los indicios de que Irán trabaja para desarrollar bombas atómicas, aunque ese país asegura que su programa nuclear tiene una finalidad civil. El Consejo de Seguridad de la ONU ya ha impuesto en los últimos años cuatro rondas de sanciones contra Irán debido a su programa nuclear, la última de ellas el año pasado. A título individual, Estados Unidos ha impuesto también sanciones contra numerosas entidades y compañías del régimen iraní.

En la cumbre que los miembros del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC) celebraron recientemente en Honolulu (EEUU), el presidente estadounidense, Barack Obama, intentó recabar el apoyo de Rusia y China para presionar a Irán en sendas reuniones bilaterales con sus homólogos de esos países. Pero tanto Rusia como China han declarado su oposición a nuevas sanciones, y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, incluso ha expresado dudas sobre la credibilidad del último informe del OIEA.

Por su parte, el Reino Unido anunció también nuevas sanciones contra Irán en represalia por su programa nuclear, que implican desde hoy mismo la suspensión de los vínculos financieros de las entidades británicas con los bancos iraníes. En una medida sin precedentes, Londres decidió que todas las instituciones financieras del Reino Unido deben paralizar sus transacciones y relaciones comerciales con las entidades iraníes desde esta tarde, incluido el Banco Central de Irán. El ministro británico de Finanzas, George Osborne, consideró que los bancos iraníes desempeñan “un papel crucial” para ayudar a desarrollar el programa nuclear de Irán, cuya finalidad es construir armas atómicas. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) expresó el viernes su “profunda y creciente preocupación” por los indicios de que Irán trabaja para desarrollar bombas nucleares mientras ese país asegura que su programa tiene una finalidad civil.

En Londres, Osborne explicó que la decisión del Ejecutivo británico permitirá incrementar “la seguridad del mundo y también la seguridad nacional”, debido a la “significativa amenaza” que supone en la actualidad Irán. “El anuncio de hoy es una medida más para evitar que el régimen iraní consiga armas nucleares”, apuntó George Osborne. Es, no obstante, la primera vez que el Gobierno británico ha suspendido sus vínculos con todo el sector bancario de un país. Según el Tesoro británico, la decisión de hoy impedirá además que las instituciones financieras británicas sean utilizadas, sin saberlo, para “transacciones relacionadas con la proliferación” nuclear.

El Organismo Internacional de Energía Atómica ha denunciado este mes que existen indicios de que Irán trabaja para desarrollar bombas atómicas. Según el ministro británico de Exteriores, William Hague, el último informe del OIEA ofreció pruebas “creíbles y detalladas sobre las posibles dimensiones militares del programa nuclear iraní”. Hague dijo que el Reino Unido ha dejado claro a Irán que la presión continuará hasta que decida abandonar su programa nuclear y que la decisión de hoy es “una clara muestra de determinación para intensificar la presión” sobre ese país.

Descargar en formato eBook:

Comentarios




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.